Sorr????=:??J?A?¼y, your browser doesn't support Java.
Vuelve a la página principal
Definición, Clasificación y Funciones
Alimentos
Nutrientes Esenciales
Nutrientes
Proceso de la Digestión y Nutrición
Digestión
Alimentación en las Distintas Etapas de la Vida
Edades
Definición, Conceptos Relacionados, Necesidades
Calorías
Tablas Calóricas de los Alimentos con Diversos Criterios
Tablas
Recetas Gastronómicas de Bajas Calorías
Recetas
Antropología Evolutiva de la Alimentación
Antropología
Definición, Clasificación y Diagnóstico
Clasificación
Etiopatogenia 1ª y 2ª, Conceptos Fisiológicos y Patológicos
Causas
Implicancias Biológicas, Psicológicas y Sociales
Consecuencias
Situación Actual y Futuro
Actualidad
Mitos sobre las Causas y Tratamientos
Mitos
Preguntas más Frecuentes
Preguntas
Conceptos, Alternativas Correctas e Irracionales
Tratamientos
Farmacología, Productos Utilizados y en Investigación
Fármacos
Historia, Contenido, Avances
Medicina Estética
Artículos Científicos Relacionados
Artículos
De Nuestra Redacción
Editoriales
Propias e Internacionales
Encuestas
Información para Profesionales
Profesionales
De todo un poco
Misceláneas
Déjenos su Consulta u Opinión
Consultas
Mapa del Sitio
Mapa
Enlaces Catalogados Recomendados
Links
On Line de Calorías, IMC, Peso, etc.
Calculadoras
Diccionario Médico On Line
Diccionario
Test Interactivos
Test
Quiénes Somos
Nosotros
   
Sociedades, Franquicias, Productos
Participar
 
 
 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Introducción
Embarazo 
Estado Nutricional Previo
Cambios Fisiológicos
Requerimientos Nutricionales
Patologías y Situaciones Eventuales
Ganancia Normal de Peso
Recuperación posterior del Peso Inicial
Lactancia
Fisiología
Leche de Madre Vs Leche de Vaca
Influencia de la Dieta en la Composición de la Leche
Requerimientos Nutricionales
Lactante
Desarrollo y Fisiología de su Aparato Digestivo

El proceso de Digestión-Absorción-Excreción: Generalidades
Recomendaciones Generales

Infancia
Obesidad en la Infancia
Requerimientos Nutricionales
Recomendaciones Generales
Patologías Relacionadas con la Nutrición
Adolescencia
Fisiología
Obesidad y Adolescencia
Anorexia y Bulimia
Embarazo en la Adolescencia
Tercera Edad
Requerimientos Nutricionales
Cambios Biológicos que Afectan a la Nutrición
Nutrición de los Mayores en la Sociedad Actual
Recomendaciones Generales
Alimentación y Práctica Deportiva
 

INTRODUCCIÓN 

En las diferentes edades y situaciones biológicas dentro de ellas, los requerimientos nutricionales poseen características distintas, y por ende la alimentación es también particular para cada etapa.

Aquí no trataremos la adultez, pues sobre ella se desarrolla todo el resto del Web-Site; nos enfocaremos sobre las características diferenciales de las otras etapas. 

Tampoco detallaremos las diferencias de requerimientos de micronutrientes  (vitaminas y minerales) en las diversas edades, los que por otra parte y en general, no difieren mucho de los descriptos para el adulto, que ya exponemos detalladamente en las tablas del capítulo Nutrientes Esenciales. 

También vale recordar  que nuestra especie es la que posee  mayor capacidad de adaptación a los alimentos; y que el habitual consejo de comer determinada combinación de alimentos para obtener todos los requerimientos aconsejados, es utópico e innecesario, pues el ser humano sobrevive con dietas de la más variada índole (ver Evolución de la Alimentación). 

Además la Industria Farmacéutica ha desarrollado innumerables formulaciones de complejos poli vitamínicos y poli minerales, que tomados en la dosificación aconsejada, nunca producirán iatrogenia (gr. iatrós, médico + génesis: Efectos perjudiciales, producidos por la acción del médico o de la medicina).

Aunque ciertamente son muy puntuales los casos que eventualmente requerirían una suplementación con estos compuestos, con excepción tal vez de los “antioxidantes” a partir de los 40 años. 

Es claro que son los macronutrientes quienes producen la casi totalidad de los problemas nutricionales humanos, y en ellos nos centraremos.  

En general las personas sobre dimensionan la importancia de las vitaminas y minerales, y en esto la publicidad farmacéutica tiene mucho que ver.

Si bien son esenciales para la vida, es prácticamente imposible tener un riesgo cierto para la salud por carencia de vitaminas o minerales; esto por supuesto en las personas con un aporte de macronutrientes suficiente (aún sin ser variado). 

Como corolario reiteramos la sentencia Hipocrática: “No hay enfermedades sino enfermos”, que aquí se traduciría en: “No hay edades sino seres humanos individuales y únicos”, y huelga decir que no todos los niños, embarazadas, ancianos, etc., son iguales y deben alimentarse del mismo modo. 

Por tanto los conceptos de este capítulo deben tomarse con una perspectiva genérica. 

EMBARAZO 

Cuando un embarazo es deseado y los padres poseen una instrucción razonable y recursos económicos básicos, lo habitual es que todo vaya bien.

No obstante, cuanta más información se tenga, mucho mejor.  

En el curso del embarazo, es sin duda donde más importancia cobra una alimentación adecuada, tanto para la madre como sobre todo para el feto.  

Es valioso conocer las necesidades nutricionales tanto durante como antes del embarazo.  

No es verdad que se deba "comer por dos", ni tampoco que sean imprescindibles suplementos de algunos nutrientes (que en exceso eventualmente pueden hasta ser tóxicos).

Y sí es cierto que una mala nutrición previa y durante la gestación, puede ocasionar problemas, como partos prematuros, alteraciones morfológicas o mortalidad fetal.

La Obesidad, nuestro tema, puede generar graves inconvenientes, tanto a la madre como al bebé. 

Estado Nutricional Previo: 

Es en esta situación biológica donde recobra importancia la historia alimentaria-nutricional de la mujer.

La malnutrición aguda directamente impide la ovulación, de forma que es imposible la fecundación.

La amenorrea (pérdida de la menstruación) es frecuente en estos casos.

La sub nutrición constante producto de la pobreza extrema, puede ocasionar la pérdida de la menstruación.

También la anorexia severa es una causa de amenorrea.  

Otros casos de malnutrición, generalmente por desconocimiento nutricional, no alcanzan la gravedad suficiente para impedir la concepción, pero pueden influir negativamente en el desarrollo fetal, ocasionar malformaciones o provocar abortos. 

Por ejemplo hay investigaciones que demuestran que la carencia de determinadas vitaminas, sobre todo de ácido Fólico, tiene influencia sobre el desarrollo de malformaciones congénitas del tubo neural (aunque esto es en extremo infrecuente, porque el ácido fólico es incluso producido por la flora intestinal).   

Cambios Fisiológicos: 

La duración aproximada de un embarazo normal es de entre 37 y 42 semanas, contadas a partir del último sangrado menstrual. 

Desde el comienzo del embarazo, la mujer demanda abundancia de alimentos.

Esta hiperfagia habitualmente se manifiesta en los dos primeros tercios de la gestación, aunque también es normal que en las primeras semanas la ingesta pueda incluso disminuir, debido a un estado nauseoso y de hiperhemesis (vómitos frecuentes). 

Este hambre obedece a que el organismo inicia un proceso de acumulación de reservas energéticas, que es característico en todas las especies de mamíferos, para compensar las necesidades madre-hijo, y promover un desarrollo normal de la progenie. 

Esto deviene de las diferentes adaptaciones metabólicas y fisiológicas que se producen durante la gestación, a los fines de una mejor utilización de los nutrientes por parte de la madre y del feto.  

Las más importantes son: 

1) Reducción del metabolismo basal:

Causa una disminución del gasto energético materno para que el excedente sea utilizado por el feto.

Se produce en el primer tercio del embarazo; luego va normalizándose debido al metabolismo anabólico del embrión. 

2) Aumento de la capacidad de oxidar los ácidos grasos de los tejidos periféricos:

Esto aumenta la disponibilidad de glucosa proveniente de la grasa de la madre.

Se evidencia sobre todo en el tercer trimestre, etapa de mayor demanda nutritiva fetal. 

3) Incremento de la absorción de proteínas:

Tiene como fin aumentar las reservas proteicas.

Se manifiesta fundamentalmente durante el primer trimestre. Aún así posteriormente el balance proteico comienza a hacerse negativo por el consumo de proteínas en los procesos anabólicos por parte del feto. 

4) Expansión del volumen y alteración de la composición sanguínea:

El volumen sanguíneo crece en un 50%, implicando un descenso proporcional en los niveles de hemoglobina, albúmina y vitaminas hidrosolubles; no obstante las vitaminas liposolubles y determinadas fracciones lipídicas, aumentan.

Esta característica progresa proporcionalmente al desarrollo del embarazo. 

5) Alteraciones cardiovasculares y pulmonares:

Aumenta la eficacia del intercambio gaseoso en los pulmones.

Los requerimientos de oxígeno aumentan, generando un moderado incremento de la frecuencia respiratoria.

La presión arterial suele disminuir durante los dos primeros trimestres debido a la vasodilatación, para luego normalizarse e incluso incrementarse ligeramente en las proximidades del parto.

El corazón sufre una leve hipertrofia con aumento de la frecuencia del pulso. 

6) Alteraciones gastrointestinales:

Aumenta la capacidad de absorción intestinal.

Pueden aparecer inicialmente vómitos, nauseas, y posteriormente un incremento del apetito.

Son frecuentes los antojos y las variaciones en las apetencias alimentarias.

Pueden presentarse síntomas de acidez estomacal. 

7) Alteraciones renales:

A raíz del aumento del volumen sanguíneo, aumenta también el volumen y la velocidad de la filtración renal. 

8) Otros cambios generales:

Uno de los más significativos es la ganancia de peso.

Obviamente cualquier organismo que aumente entre 10 a 15 Kg. de peso, sufre una serie de trastornos como: cansancio, dificultad al respirar y para realizar las actividades físicas habituales, etc., que se acompañan de otras alteraciones no tan evidentes, relacionadas a las funciones cardiovasculares, pulmonares y renales, entre otras.

Puede decirse que el organismo de la mujer embarazada padece los trastornos típicos de la Obesidad, aunque obviamente con diferente origen. 

Requerimientos Nutricionales: 

Energía: 

El gasto energético total de una gestación normal oscila entre las 75.000 y 80.000 Kcal..

Esto implica una necesidad “extra” de unas 150 Kcal. diarias en el primer trimestre, y de unas 340 Kcal. (totales) en los dos trimestres restantes, ya que los tejidos inicialmente formados van a ir creciendo y ganando peso durante ambos.

Si el aporte calórico es suficiente, durante todo el embarazo parte de esta energía “extra” es almacenada en forma de depósitos de grasa que tiene dos funciones primordiales: por un lado constituyen un mecanismo de reserva frente a un posible estado de déficit energético al final de la gestación, y por el otro serán la fuente energética durante el mantenimiento de la lactancia (además de la correcta alimentación diaria de la madre, obviamente).  

Hidratos de Carbono:  

Son habituales los episodios de hipoglucemia, sobre todo después de periodos de ayuno.

Se atribuyen a que la glucosa atraviesa la placenta con mucha eficacia, y aunque si bien el proceso de gluconeogénesis a partir de las reservas de grasa materna aumenta durante la gestación, éste no es suficiente para compensar la transferencia de glucosa al feto, para el cual el organismo guarda prioridad.

También se ha observado un fenómeno de resistencia a la insulina, que evita una reducción aún mayor de la glucemia, ya que sería mal tolerada por el feto.

Esta situación de déficit de glucosa se puede solucionar distribuyendo, con cuidado de no excederse en las calorías diarias totales, porciones de alimentos ricos en carbohidratos durante el día.  

Proteínas:  

La gestación es el proceso anabólico por excelencia.

Las proteínas son imprescindibles para el desarrollo del feto, la placenta, el útero, y el aumento del volumen sanguíneo materno.

Se estima suficiente un aporte adicional de 4,7 gr. / día durante las últimas 28 semanas para cubrir las demandas (por encima del 1 gr. / Kg. / día de cualquier adulto).

Este aporte se cubre fácilmente añadiendo aproximadamente 1 ración más de carne o su equivalente en la dieta diaria (para las madres no vegetarianas). 

Lípidos:  

Durante el embarazo aumentan los ácidos grasos libres, triglicéridos, colesterol total y fosfolípidos, debido a cambios en el metabolismo del hígado y del tejido adiposo.

Esto coincide con elevadas necesidades de estos nutrientes para la formación de las membranas celulares del feto.

En la primera mitad del embarazo hay una tendencia al mayor consumo de alimentos ricos en carbohidratos y lípidos.

En la segunda mitad, se reduce la ingesta de grasas; no obstante persiste una resistencia periférica a la insulina, y en contrapartida los cambios hormonales favorecen la utilización de las grasas acumuladas. 

Patologías y Situaciones Eventuales: 

Pica: 

Es una alteración nutricional caracterizada por el deseo incontrolado de comer sustancias sin valor nutritivo.  Se manifiesta con más frecuencia durante las etapas en que el organismo sufre un incremento generalizado de los procesos anabólicos, posiblemente por la mayor demanda de micronutrientes específicos para tal fin, aunque puede no ser ésta la única causa desencadenante.

Durante el embarazo a veces lleva al consumo de tierra, yeso, hielo, etc..

Esta patología puede impedir la absorción de los nutrientes esenciales, conducir a estados de malnutrición, desplazar al consumo de alimentos, y hasta ser tóxica para el feto y la madre. 

Ayuno: 

Tanto el ayuno periódico como las dietas exentas de carbohidratos pueden conducir a situaciones de reserva de energía baja, que tienen efectos nocivos para el feto ya que es indispensable que reciba un aporte constante de glucosa para su desarrollo normal.

En situaciones de ayuno, la cantidad de hidratos de carbono en el organismo materno disminuye y se utilizan como fuente de energía los ácidos grasos.

Este proceso de transformación de ácidos grasos en hidratos de carbono produce cetoácidos, residuos metabólicos potencialmente nocivos ya que pueden atravesar la placenta y resultar tóxicos para el feto.

Por lo tanto para evitar estos riesgos es indispensable asegurar un aporte mínimo de glucosa en forma permanente. 

Alcoholismo: 

La mayoría de los autores están de acuerdo en que el alcohol es pernicioso para el feto.

Resulta peligroso por su propia toxicidad, por su acción antagonista del ácido fólico, y/o por la deficiencia nutricional que puede acarrear eventualmente.

En los niños nacidos de madres alcohólicas se ha descrito un cuadro peculiar conocido como "síndrome alcohólico fetal", caracterizado por malformaciones y retraso mental.  

Tabaquismo: 

En general se admite que los hijos nacidos de madres fumadoras tienen bajo peso.

Otos estudios alertan sobre los peligros de la baja disponibilidad de oxígeno, producto de la menor ligazón a la hemoglobina que éste tiene en los fumadores, y que afectaría el desarrollo neurológico del embrión.

También se lo ha relacionado con ciertas alteraciones morfológicas cardíacas, sobre todo en madres añosas (más de 35 años). 

Drogas: 

Los hijos de madres drogadictas pueden nacer drogodependientes y presentar "síndrome de abstinencia", por lo que requieren cuidados intensivos durante los primeros días del nacimiento. Además, la mayor parte de las denominadas “drogas duras” (heroína, ácido lisérgico, etc.) pueden producir alteraciones fetales. 

Medicamentos: 

Respecto a los medicamentos, una buena regla consiste en evitar en lo posible cualquier medicación.

No obstante, la seguridad farmacológica de los medicamentos actuales es muy elevada, por lo que tomarlos en las dosis prescriptas por un profesional calificado, no suele representar riesgos. 

Suplementos vitamínicos: 

Las altas dosis de vitaminas durante el embarazo son superfluas cuando no peligrosas.

La sobredosificación (hipervitaminosis) de vitaminas A y D durante el primer trimestre de la gestación puede producir malformaciones fetales.  

Suplementos en general: 

No es necesario comer por 2,  ya que el organismo se adapta a la nueva situación de forma natural.

De todos los estudios realizados, se puede comprobar que no son muchas las necesidades extras que hay que cubrir.

Es por ello que, existiendo una alimentación correcta y suficiente, la prescripción sistemática de suplementos nutricionales es controversial.

Ante la duda es necesario establecer un diagnóstico correcto de la deficiencia / carencia (si la hubiere). La dificultad es que esto requiere de pruebas o análisis que pueden ser molestos. 

A la hora de hacer recomendaciones de suplementos sin un diagnóstico claro de su necesidad, hay que tener en cuenta la seguridad farmacológica y los posibles efectos secundarios.

Muchas preparaciones son seguras pero otras son potencialmente peligrosas e innecesarias (sobre todo las “mono-vitamínicas” de vitaminas A, D y C).

Además la suplementación con un nutriente puede interferir la absorción de otros, como ocurre con el hierro, el zinc y el cobre. 

No existe una pauta de suplementación universalmente aceptada, y en muchos casos durante la atención prenatal y postnatal, la mujer recibe con frecuencia suplementos que no son estrictamente necesarios. 

Si bien el embarazo se caracteriza por un aumento de las necesidades de los nutrientes, de ellos el hierro y el ácido fólico son los únicos que se requieren en cantidades superiores a las que puede aportar la dieta occidental habitual.

No obstante, la excesiva administración de hierro puede resultar peligrosa en algunos casos, y debe reservarse a mujeres que presentan evidencia de deficiencias.

La suplementación con ácido fólico es opcional.

Mientras que la suplementación con otras vitaminas y minerales, probablemente, no tiene ningún efecto.

No es necesario ni aconsejable reducir el aporte de sodio en un embarazo normal.

Si la gestante es fumadora puede ser útil la suplementación con zinc. 

Vegetarianismo: 

Ser vegetariana y estar embarazada, obviamente no es incompatible, pero es necesario prestar atención especial a ciertos aspectos de la alimentación.  

Los productos lácteos y los huevos pueden representar valiosas fuentes de proteínas, vitaminas y minerales, en una dieta vegetariana, pero si no se consumen estos alimentos porque se ha decidido excluir todo producto animal, es imprescindible asegurarse de que se obtiene suficiente proteína (completa) vegetal procedente de otras fuentes, como por ejemplo las legumbres y los frutos secos.  

El vegetarianismo estricto durante el embarazo, puede conducir a una deficiencia de vitamina B12, aminoácidos esenciales, hierro y calcio, si no se controla el aporte de estos elementos a través del aumento del consumo de frutos secos, levadura de cerveza, germen de trigo, germinados de soja y lácteos. Igualmente aquí sí es aconsejable un suplemento de vitamina B 12.  

Se debe procurar incluir una buena cantidad de cereales integrales en todas las comidas, y combinar proteínas de más de una fuente vegetal, con una amplia variedad de verduras y frutas frescas, a fin de favorecer la suplementación. 

Si se decide no incluir lácteos, se debe utilizar la leche y los productos procedentes de la soja como sustitutos (si están enriquecidos con calcio mejor).

Los frutos secos, especialmente los que contienen hierro como las almendras, son necesarios, pero se deben comer con moderación, puesto que tienen un alto contenido de calorías.

Los brotes secos de cereales o de legumbres son ricos en nutrientes y se pueden comer todos los días.

Se puede usar también la levadura de cerveza como condimento (es rica en vitaminas del complejo B y minerales como el hierro o el zinc), o añadirla a las salsas o a la sopa.

Se aconseja también incluir alimentos con vitamina C, para ayudar en la absorción del hierro y aumentar la resistencia a las infecciones.

Las algas son una valiosa fuente de proteínas, minerales y oligoelementos, aunque por su alto contenido en sodio se deben evitar cuando se padece hipertensión arterial. 

Ganancia Normal de Peso: 

Un embarazo normal en una mujer con un buen estado nutricional inicial, implica un aumento total promedio de 13,5 Kg..

Este peso se segmenta de la siguiente manera: 

3,5 Kg. Neonato

0,7 Kg. Placenta

0,9 Kg. Líquido Amniótico

0,9 Kg. aumento del tamaño del Útero

0,9 Kg. aumento del tamaño de las Mamas

1,8 Kg. aumento del volumen Sanguíneo

1,8 Kg. aumento del Líquido Corporal

3,0 Kg. aumento de la Grasa Corporal 

Obviamente estas son estimaciones medias, y hay que tomar en cuenta varios factores que pueden influenciar estos valores, como el peso y la composición corporal previos al embarazo. 

Recuperación posterior del Peso Inicial: 

Esta segmentación del incremento del peso en el embarazo, es una buena noticia para las madres, ya que significa que a las pocas horas del parto, se comienza naturalmente a “recuperar el peso inicial”.

Sin embargo no hay que angustiarse porque se tarde varios meses hasta volver a las dimensiones previas al embarazo. Algunas mujeres lo consiguen rápidamente (a los 2 ó 3 meses), pero en ello tienen influencia varios factores: la constitución física, la elasticidad de los tejidos (la natural y la lograda por ejercicios), las condiciones psico-sociales, y sobre todo “la Instrucción Nutricional”, para saber qué y cómo comer durante la lactancia.

El cuerpo no sólo engorda con el embarazo, sino que altera sus proporciones, pero lo normal es que se recuperen las medidas anteriores al mismo si se procede correctamente, sobre todo con respecto a la alimentación posterior. 

Es un absurdo desde el punto de vista médico-nutricional, la afirmación de que luego de un parto jamás se recuperará la figura, muy por el contrario, una mujer psico-físicamente sana y con conocimientos nutricionales, en general “queda mucho más linda luego de ser mamá”. 

Es probable que esto no ocurra espontáneamente, y que se deba recurrir a un tratamiento específico; y en estos casos, los tratamientos rara vez exceden los 2 a 3 meses, pudiendo en algunos casos requerirse de procedimientos menores de Medicina Estética, por ejemplo para solucionar eventuales estrías cutáneas.

Pero en definitiva las madres tienen que tener muy claro una cosa: “Un parto no es razón para que pierdan la figura que antes tenían”, si así ocurre no es culpa del parto sino suya.  

LACTANCIA 

Fisiología: 

Las mamas se preparan para la lactancia desde la adolescencia, aumentando el tamaño de las glándulas mamarias y el de la areola y el pezón.

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo, estimulan el crecimiento del tejido mamario y el aumento de los conductos y los alvéolos.  

Inmediatamente producido el parto, la hipófisis materna comienza a aumentar la producción de Prolactina, hormona que estimula las células mamarias incrementando su absorción de nutrientes, para la producción láctea.

Los primeros días posteriores al parto, las mamas producen un fluido fino y blanco, llamado Calostro.  

La leche materna pasa por tres estadios hasta alcanzar su maduración definitiva: el calostro, leche transcisional y leche madura.

El calostro está específicamente ajustado a las características fisiológicas y requerimientos del neonato: hay gran cantidad de proteínas, vitaminas liposolubles, minerales e inmunoglobulinas, todas sustancias esenciales para el recién nacido. Es recomendable hacer hincapié en prender tempranamente al niño al pecho, para que pueda aprovechar sus beneficios.

La leche madura normalmente se obtiene entre los 3 a 5 días posteriores al parto y contiene mayor cantidad de glucosa, grasa y vitaminas hidrosolubles, esenciales para los procesos metabólicos del niño. 

El mecanismo del amamantamiento es generado por el lactante mediante la succión: es el estímulo nervioso que desencadena todo el proceso. Una madre de mellizos produce el doble de leche, explicado por la doble estimulación que recibe la glándula al prender a sus dos hijos. 

La succión del pezón envía impulsos sensoriales al hipotálamo, que indica a la hipófisis la producción de determinadas hormonas. La prolactina estimula la secreción láctea y controla la cantidad de leche producida en los alvéolos. La oxitocina estimula la contracción de los conductos alveolares para la expulsión del producto hacia el pezón.

Todo este proceso es muy veloz, dura entre 30 y 60 segundos.  

Este reflejo de "parada" y "marcha" es disparado fácilmente, a menudo el mismo sonido del llanto comienza a estimular el reflejo. De todas formas, el stress puede interferirlo. 

Cuando el bebé deja de succionar, la producción de leche cesa en 1 ó 2 semanas.  

Leche de Madre Versus Leche de Vaca: 

La lactancia es un período de la vida en el que la madre ofrece al recién nacido un alimento cualitativa y cuantitativamente adecuado a sus necesidades, "la leche materna".

La leche materna es una sustancia que contiene los macro y micronutrientes en las proporciones “justas” para el neonato y bebé humano.  

El bebé humano necesita la leche de su madre humana, y no de una “nana” vaca.

No son pocas las propiedades que difieren entre una y la otra, con el valor agregado del vínculo afectivo que se establece a través de la primera. No las detallaremos en función de que exceden el marco específico de nuestro sitio, lo que sí recalcamos es que las cualidades son incuestionablemente diferentes e incomprensiblemente poco tenidas en cuenta cuando se toma la decisión del no amamantamiento o de interrumpir su práctica.

Basta sólo comparar un bebé con un ternero para darse cuenta de que no están diseñados por la evolución para el mismo alimento.

En los años ‘50, la Industria Alimenticia produjo un espectacular impacto publicitario, que llegó a instalar socialmente la creencia de que las leches en polvo (obviamente vacunas) adicionadas con un sinnúmero de nutrientes, eran hasta mejores que la leche de madre.

Tan eficaz fue esta campaña, que aún hoy la mayoría de las madres prácticamente ni se preocupan si sus hijos no toman su leche.

La medicina ha demostrado hasta el hartazgo la barbaridad de este concepto. 

Afortunadamente la genética está pronta a poner a disposición del mercado, leches “humanas” fabricadas por vacas genéticamente alteradas. 

Nota: Este es un claro ejemplo de que es más fácil que los avances científicos solucionen la mala alimentación y descontrol alimentario, que esperar la utopía de que la humanidad cambie sus conductas alimentarias por voluntad propia basada en una conciencia de salud. 

No importa si la leche es hecha en un laboratorio, o sale de una vaca o una rana, lo que vale es que tenga las mismas características que la leche de madre, lo que “jamás” tendrá ni cerca, la leche de una vaca normal. 

La leche vacuna tiene un enorme contenido graso, y allí radica una de las razones por la que nos gusta tanto: “la grasa”. Por lo general todo lo que contiene grasa es agradable al paladar, porque es el mismo paladar que tenían nuestros ancestros de hace cientos de miles de años, que no comían todos los días como nosotros, por lo que un alimento graso era muy valioso. 

Esto no implica que se tenga que dejar de tomar leche de vaca (el ser humano puede comer casi de todo), pero porque esté tan difundida y promocionada por las industrias, tampoco significa que sea el mejor alimento. 

Ya nadie cree que porque en una publicidad le digan que tal o cual es el mejor producto, lo sea en realidad; bien, no lo crea tampoco de la leche y de muchos otros alimentos; piense que en definitiva para las industrias que los hacen son “productos”, ni más ni menos que como esa procesadora de alimentos o teléfono celular que promocionan diciéndole que “le van a solucionar la vida”.

La leche diseñada por la evolución para un ternero, nunca va a ser igualmente buena para un ser humano; apenas lo alimentará y lejos de lo ideal. 

Influencia de la Dieta en la Composición de la Leche: 

La lactancia se prolonga naturalmente por varios meses, y obliga a una adecuación de la dieta de la madre lactante, para cubrir de forma óptima sus necesidades y las del recién nacido.

La calidad de los alimentos consumidos por la madre inciden directamente en el volumen y composición de la leche, sobre su salud, y la del lactante.

La alimentación de la madre debe evolucionar en calidad y cantidad paralelamente a las variaciones de los requerimientos nutricionales del lactante, teniendo en cuenta el tipo de lactancia que se lleva a cabo (exclusiva o mixta con leche vacuna). 

La secreción de leche aumenta la demanda de nutrientes de la mujer que amamanta, debido a que parte de los que obtiene mediante la ingesta, se destinan a la producción de este alimento.

Además hay que tener en cuenta que la demanda de nutrientes no es homogénea y varía tanto cualitativa como cuantitativamente a lo largo del tiempo, en concordancia directa con los requerimientos del niño.  

La producción de leche depende de la frecuencia y volumen de las mamadas.

Si un bebé mama frecuentemente pero no llega a vaciar los pechos, sus glándulas producirán menos cantidad para la próxima vez porque no han sido totalmente vaciados.

En cambio, si se vacían totalmente la producción aumenta, ya que así el cerebro recibe la información de que el bebé necesita más alimento. 

Se sabe que la cantidad de ácidos grasos de la leche es el fiel reflejo de la cantidad ingerida por la mujer que amamanta.

Ocurre lo mismo con los niveles de selenio, yodo y algunas vitaminas del grupo B.

La cantidad de proteínas que contiene la leche puede verse afectada si la madre está desnutrida.

Los demás nutrientes parece que se mantienen constantes y son independientes de la dieta. 

La Composición de la leche materna es la siguiente: 

 
Nutriente
Cada 1000 ml.
  Energía 700 Kcal.
  Proteínas  10,5 gr.
  Grasas 70 gr.
  Carbohidratos 45 gr.
  Vitamina A 670 mcg.
  Vitamina D  0,6 mg.
  Vitamina E 2,3 mg.
  Vitamina K  2,1 mcg.
  Vitamina C 40 mg.
  Tiamina  0,21 mg.
  Riboflavina  0,35 mg.
  Niacina   1,5 mg.
  Vitamina B6 0,09 mg.
  Folatos  83 mcg.
  Vitamina B12   1 mcg.
  Calcio 280 mg.
  Fósforo   140 mg.
  Magnesio 35 mg.
  Hierro  0,3 mg.
  Zinc   1,5 mg.
  Yodo   100 mcg.
  Selenio   20 mcg. 

Requerimientos Nutricionales:  

Al igual que durante el embarazo en el periodo de la lactancia, determinar las necesidades y requerimientos de nutrientes en la madre o el niño no es fácil.  

La suplementación calórica varía según la presencia del depósito graso formado durante el embarazo.

Para una mamá con suficientes reservas grasas, una dosis de energía extra para su dieta de unas 550 Kcal. será suficiente. Para aquellas que no tengan este depósito (porque han aumentado poco o menos de lo esperado) será necesario un incremento de 700 Kcal. aproximadamente.

No obstante, más allá de los valores es importante en esta etapa dar prioridad al instinto y al bienestar materno; nadie más que ella conoce su organismo y ante la sensación de apetito no debe dudar en alimentarse. Una vez llegada a su fin la lactancia podrá recuperar fácilmente su peso de todas formas.  

Una madre lactante en teoría puede comer todo lo que habitualmente comía.

Es posible que algunas mamás sientan la necesidad de evitar ciertos alimentos en este periodo porque perciban que no les caen bien, y en ese caso deben seguir su instinto. 

Es importante asegurar un abundante aporte hídrico.

Es necesario porque el agua constituye la base de la composición de la leche y además para mantener la hidratación de la madre. Toda vía de incorporación de líquidos es útil para cubrir este requerimiento, tanto las bebidas habituales que la madre está acostumbrada a consumir como un buen aporte de frutas y verduras (adecuado a la tolerancia) que suelen representar una fuente apreciable de líquido.

Sí es aconsejable aquí evitar las bebidas estimulantes como el café, té, y gaseosas, pues pueden eventualmente disminuir la producción láctea.

Y por supuesto el alcohol, el cigarrillo, drogas estimulantes pero sobre todo alucinógenas, así como la toma de medicamentos innecesarios. 

De todas formas son pocas las sustancias que pasan a la leche. Nuestro organismo, como el de todo ser vivo, está diseñado para “asegurar la continuidad de la especie”, y por ello aún madres severamente enfermas, producen leche útil para el bebé.  

Los únicos preparados farmacológicos pertinentes para la madre lactante, son los suplementos de vitaminas y minerales, el resto de los medicamentos eventualmente necesarios, debe ser prescriptos por el médico tratante.   

LACTANTE  

Consideramos aquí la alimentación del recién nacido hasta los 12 meses de edad. 

Desarrollo y Fisiología de su Aparato Digestivo: 

Desde el nacimiento, el aparato digestivo del lactante y su metabolismo están adaptados para la leche materna; durante el transcurso del primer año de vida se produce la maduración orgánica (fundamentalmente enzimática) que permitirá metabolizar los diversos alimentos. 

Boca: Su única función es la succión. La producción de saliva es escasa, por lo tanto hay poca actividad de la amilasa salival y no existe digestión bucal propiamente dicha.  

Esófago: Su tonicidad y motilidad son deficientes. Se suele presentar reflujo gastroesofágico, que es fisiológico y transitorio, hasta que las ondas peristálticas del órgano adquieren la intensidad suficiente para impedirlo.  

Estómago: La mucosa y las glándulas gástricas están suficientemente desarrolladas, pero es deficiente el desarrollo de la musculatura. Suele presentarse distensión y movimientos peristálticos muy débiles, que sólo se evidencian como un obstáculo al vaciamiento gástrico. La permeabilidad de la mucosa puede ser mayor y llegar a absorber proteínas enteras.

El jugo gástrico es alcalino inmediatamente después del nacimiento, pero en 1 a 2 horas ya se acidifica y adquiere una acidez mayor que la del adulto (pH 3 a 4), esta transición puede impedir una adecuada acción de la pepsina para digerir las proteínas, lo que sumado a la mayor permeabilidad para absorberlas puede ocasionar alergias a las proteínas lácteas.  

Intestino delgado: La mucosa está bien desarrollada, pero su capa muscular no.

Se presentan movimientos peristálticos y de segmentación algo anárquicos.

El Jugo Intestinal está bastante desarrollado, especialmente en la parte terminal.  

Jugo pancreático: En el recién nacido es escaso. Desde el tercer mes comienza a secretarse la amilasa pancreática, pero recién alcanza la concentración óptima hacia el sexto mes, conjuntamente con la de la lipasa pancreática, lo que posibilita la digestión de una gama más variada de carbohidratos y lípidos en las porciones proximales del intestino. 

Bilis: En el lactante hay una hiposecreción, que es fisiológica. Por ello la emulsión de las grasas y la consecuente absorción de los ácidos grasos de cadena larga, colesterol y vitaminas liposolubles, está disminuido.

Esto no ocasiona problemas cuando el lactante es alimentado con leche materna, pues ella contiene un bajo contenido en grasas y además una enzima lipasa específica, que compensa este déficit funcional para optimizar el aprovechamiento de los ácidos grasos y vitaminas liposolubles. Pero los bebés que son alimentados con leche vacuna, aún con las de nuevas fórmulas, pueden padecer de dificultades digestivas. 

Intestino grueso: Este segmento también está aún inmaduro, y es probable que se presenten movimientos peristálticos y segmentativos anárquicos con posibles fenómenos fermentativos y de putrefacción.   

El proceso de Digestión-Absorción-Excreción: Generalidades: 

La digestión es algo más rápida en el lactante: La leche pasa al intestino después de unas 2 a 2 y ½ horas de haberse ingerido; y a las 2 ó 4 hs ya se ha producido la digestión completa de la mayoría de los nutrientes. 

La digestión y absorción de proteínas está bien desarrollada, incluso en el prematuro. No obstante, recién  hacia el sexto o séptimo mes el pH del ácido clorhídrico se equilibra y disminuye la permeabilidad de la mucosa a las moléculas grandes, lo que permite una mejor digestión de las proteínas en general.

En el lactante se requiere un aporte de entre 2 y 3,5 gr. de proteínas por kilo de peso por día.  

La digestión y absorción de hidratos de carbono no está disminuida en el lactante normal, excepto la de lactosa, que no se absorbe por completo al principio.

La lactasa es una enzima que madura tardíamente durante la gestación, alrededor del tercer trimestre, y alcanza su máximo desarrollo al mantener la lactancia durante unos días, su secreción responde a un mecanismo de causa-efecto, por lo tanto se mantiene activa mientras se prolonga la incorporación de leche. Es frecuente que comience a desaparecer parcialmente hacia la edad escolar, por ello los niños pueden intentar abandonar el consumo de leche debido a posibles síntomas de intolerancia.

Los hidratos de carbono se colocan en segundo orden de importancia en el metabolismo del lactante, no obstante son vitales teniendo en cuenta que sin glucólisis no hay crecimiento.

El lactante necesita entre 10 y 12 gr. / Kg. / día de carbohidratos.  

Las grasas se absorben por un mecanismo algo más complejo, pero bastante eficiente (se absorbe cerca del 80% de la grasa ingerida).

Se digieren por efecto de las lipasas linguales y de las contenidas en la propia leche materna, ya que no se encuentra bien desarrollada la pancreática.

Las grasas de la leche contienen ácidos grasos de cadena corta, mediana y larga.

Los de cadena corta y media, más hidrofílicos, son absorbidos por la pared intestinal y pasan a la vena porta, mientras que los de cadena más larga se disuelven en micelas gracias a la emulsificación biliar (que los primeros meses es escasa) y pasan a los vasos linfáticos.

Las grasas son muy importantes ya que aportan energía al recién nacido, además son necesarias como vehículos de las vitaminas liposolubles.

El lactante necesita aproximadamente 4 gr. /Kg. / día de grasas. 

Las sales minerales son imprescindibles para el crecimiento, intervienen en todos los metabolismos intermediarios, participan en la formación de huesos y dientes y en menor proporción en la de todas las estructuras orgánicas, formando parte de algunas coenzimas y hormonas. 

Los requerimientos de vitaminas son muy elevados en el lactante, esto se debe a la intensidad de su metabolismo (predominantemente anabólico) y a que sus depósitos son escasos. 

El balance hidro-electrolítico se mantiene con un equilibrio muy exacto.

En el recién nacido el 80% de su peso es agua, unos días después del parto comúnmente se presenta un descenso de peso por pérdida de esta agua.

El lactante posee gran movilidad del recambio hídrico, y al mismo tiempo una baja capacidad renal de filtración y concentración de la orina. En consecuencia tienen mayores requerimientos de agua para prevenir la deshidratación (que tiene márgenes bastante estrictos) y eliminar con eficiencia los residuos metabólicos.

Alrededor del cuarto mes los riñones alcanzan mayor maduración funcional  y desde entonces el lactante está en condiciones de adaptarse a variaciones más amplias en la dieta. 

Después del periodo de eliminación del meconio (heces neonatales - primeras 48 hs.), las heces toman determinadas características dependiendo del tipo de leche que se esté ingiriendo.

Si está alimentado con leche humana las heces tienden a ser amarillentas, pero si es alimentado con otras leches son más pálidas. 

Recomendaciones Generales: 

La lactancia materna mejora el estado digestivo y metabólico del lactante, mejora su estado nutritivo, posee mayor protección inmunológica, hay menor riesgo de sensibilización alérgica y mejora su evolución psicológica. 

Los bebés no tienen horarios rígidos para alimentarse ni cantidades preestablecidas para cada toma.

La leche materna se digiere rápidamente pues está hecha especialmente para ellos.

Una vez que su estómago está vacío, el bebé puede pedir en cualquier momento. Sobre todo en los primeros 2 meses de vida, es común que quieran mamar cada 1 y ½ ó 2 horas; esto es absolutamente normal y representa entre 12 y 16 mamadas por día.

La modalidad que se considera más adecuada para regular la alimentación del lactante es “a libre demanda”, lo que implica darle el pecho cada vez que el bebé lo solicita.

Esto no está significando que "se quedó con hambre" la vez anterior, sino que volvió a tener hambre, lo cual es lógico porque su estómago es muy pequeño y se vacía rápidamente.

Los bebés que toman biberón con leches vacunas, piden cada 3 ó 4 horas, pues ésta es más difícil de digerir y permanece más tiempo en el estómago. 

Los primeros seis meses: 

Darle de mamar en cuanto nazca (antes de la primera hora).

Darle de mamar cada vez que pida, tanto de día como de noche.

Darle solo pecho, ningún otro líquido.

Si el bebé está subiendo bien de peso (17 o más gramos por día), se desarrolla bien, está activo, puede tomar sólo pecho hasta el sexto mes, sin introducir otros alimentos.  

Si el aumento de peso no es satisfactorio, se deben descartar las siguientes causas: 

*  Toma pecho pocas veces por día.
*  Se prende mal al pecho y no succiona bien.
*  Madre agotada, se alimenta mal.
*  Madre nerviosa, tensa, preocupada.

También puede ocurrir que el bebé padezca alguna enfermedad.  

Introducción de otros alimentos: 

Después de los 6 meses se puede iniciar la introducción de otros alimentos además de la leche materna.

Antes y después de darle de comer se debe darle el pecho.

Tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo, es decir que algunos se entusiasmarán desde el sexto mes con otros alimentos, mientras que otros tardarán aún varios meses en aceptar de buen agrado comidas con sabores diferentes a la leche de su madre.

Para todos, el pecho sigue siendo en esta etapa la principal fuente de alimentación.

Mientras el bebé tome pecho, no necesita tomar otro tipo de leche; y mientras él succiones el pecho éste no dejará de producir leche.

Los alimentos a introducir paulatinamente en la dieta deberán ser seleccionados de acuerdo a las posibilidades locales, costo, calidad y época del año, siempre supeditado, lógicamente, a la etapa de evolución orgánica del niño.

No se aconseja el empleo de alimentos enlatados o que contengan conservantes.

A los 12 meses de edad el bebé ya puede estar comiendo una dieta similar a la de su familia. 

Cuánto tiempo amamantar: 

Las últimas tendencias científicas, aconsejan una lactancia prolongada, aún de hasta de 2 años (nunca menos de 1), entre otras cosas porque hasta esa edad: 

* La leche materna sigue siendo un buen alimento para el bebé.

* La leche materna todavía protege al bebé de algunas enfermedades.

* La leche de materna contiene micronutrientes específicos para el desarrollo neurológico e intelectual del bebé.

* La lactancia materna cumple una trascendente función en el desarrollo psicológico. Para un bebé es tan importante el vínculo que la lactancia establece con su madre, como su función puramente nutritiva.  

Esta recomendación está harto justificada por los motivos detallados, no obstante es importante que la prolongación de la lactancia no sea motivo de impedimento para la incorporación de los restantes grupos de alimentos desde el sexto mes aproximadamente, ya que a partir de esta edad comienzan a ser necesarios para el niño. 

Destete:  

Debe idealmente partir de un “acuerdo” entre la mamá y el bebé.

Y también debe ser un proceso gradual, no “de golpe”. El destete abrupto trae consecuencias perjudiciales tanto al bebé como a la madre. 

INFANCIA 

Alimentar adecuadamente es más que proveer de los  alimentos suficientes para el crecimiento corporal.  

En una selección adecuada de los alimentos intervienen: 

* Las eventuales intolerancias alimentarias del niño

* La situación socio-familiar

* Los hábitos y costumbres del entorno

* La educación y nivel cultural 

A esto hay que añadir: 

* El momento fisiológico del niño (estado evolutivo anátomo-fisiológico)

* Posibles situaciones especiales (como preoperatorios, tratamientos médicos, etc.)

* Estación del año

* Periodos de mayor y menor actividad física o psíquica

* Etc.. 

Esta variedad de factores eventualmente hace pertinente la suplementación nutricional o la modificación de la dieta habitual. 

Las necesidades nutricionales están condicionadas por el crecimiento y también por la exigencia de acumular reservas para la pubertad.

Las necesidades energético-proteicas son elevadas, en general más elevadas que las de los adultos.  

Los niños tienen más riesgo de sufrir malnutrición debido a sus escasas reservas, también son más proclives a la deshidratación y alteraciones digestivas, debido al insuficiente desarrollo de hábitos alimenticios e higiénicos. Por ello se debe insistir en su incorporación desde temprana edad.   

Las secuelas de una malnutrición (especialmente en la primera infancia) pueden arrastrarlas durante toda la vida.

Las secuelas originadas en la desnutrición, como las deficiencias óseas, musculares o neurológicas, son por todos conocidas; pero actualmente la principal secuela de una “malnutrición”, y tal vez la más grave, es la Obesidad. 

Obesidad en la Infancia: 

Un niño gordo no es un niño sano. 

En pocas etapas como en la niñez, la Obesidad es tan nociva.

Ser gordo para un niño es un estigma social muy grave:  

* Estudios internacionales han determinado que un niño obeso es más discriminado que uno ciego, parapléjico, o con alguna deformidad facial. 

* Se ve impedido física y psicológicamente, de adoptar hábitos deportivos, por lo cual difícilmente los tenga en su vida adulta.

* Impacta catastróficamente sobre su autoestima, disminuyendo notablemente sus perspectivas de realización social y laboral. 

Pocas patologías pueden afectar más la vida de un niño que ser gordo. 

En la Obesidad infantil puede identificarse claramente el factor responsable: Los Padres 

Los padres son, salvo puntuales excepciones, los únicos responsables de que sus hijos enfrenten este desequilibrio. 

Pueden esgrimirse muchas excusas, que en definitiva no tienen valor práctico, tales como: 

* Ignorancia

* Falta de tiempo

* Problemas de pareja, Divorcio

* Etc., etc.. 

Aunque ocasionalmente algunas de estas circunstancias conformen una justificación razonable, esto no evitará que los niños paguen sus consecuencias. 

El principal problema de la Obesidad infantil es que, aún increíblemente, muchas familias la consideran como un síntoma de “salud”, y para cuando se percatan de la gravedad del cuadro, generalmente suele ser muy tarde.

Más del 60% de los niños obesos lo serán también de adultos, teniendo menos posibilidades de desarrollo profesional y social, y menos expectativa y calidad de vida.  

Este falso concepto que relaciona gordura con salud, es todavía más habitual durante el primer año de vida. Es común que los padres se alegren de tener un “bebé gordito” y se preocupen si ocurre lo contrario.

Y precisamente la concepción correcta es la inversa, lo más importante para pronosticar la Obesidad futura, es el peso del niño a los 12 meses.

Si un niño al año se encuentra dentro del valor central del percentilo de peso, difícilmente sea obeso de adulto.

Ocurre que es muy habitual el abandono precoz de la alimentación con leche materna y la incorporación de leche vacuna, junto a una gran variedad de otros alimentos, muchos de los cuales constituyen una verdadera aberración para un bebé (como las golosinas, postres elaborados, helados, gaseosas, zumos frutales endulzados con azúcar o miel, etc.). 

Que se abandone precozmente la alimentación materna es un problema, pero que no necesariamente debe desembocar en una Obesidad al primer año si este destete se realiza en forma criteriosa. 

El término de Obesidad en el lactante suele generalmente pasarse por alto, por considerar que la Obesidad no es una patología de esa etapa.

¡Nada más lejos de la realidad!, por el contrario la Obesidad en el lactante (y en el niño), son determinantes de la Obesidad del adulto.  

Requerimientos Nutricionales:  

Energía: 

La energía en la infancia se requiere no sólo para cubrir el metabolismo basal y la actividad física (como en el adulto), sino también para sustentar la tasa de crecimiento, que tiene un elevado coste energético. 

Se recomienda que las calorías procedan en un 50-60% de los hidratos de carbono, no más de un 25% de las grasas, y un 20-25% de las proteínas para asegurar los procesos anabólicos. 

Proteínas: 

Las deficiencias proteicas no son frecuentes en las sociedades industrializadas, probablemente debido al énfasis que se hace en el consumo de alimentos ricos en estos nutrientes.

En este nivel socio-económico, los únicos que eventualmente pueden tener riesgos de deficiencias proteicas, son aquellos niños sometidos a restricción estricta, como niños vegetarianos, o los que sufren de alguna patología que limita la alimentación. 

En las sociedades pobres, obviamente la situación es diferente, manifestándose aquí el ejemplo más palpable de las consecuencias de la carencia proteica. 

Vitaminas y Minerales: 

Son necesarios como en todas las etapas, pero es altamente infrecuente que se produzca una deficiencia de micronutrientes sin que se acompañe también de algún grado de desnutrición por alimentación insuficiente de macronutrientes.

La suplementación moderada con complejos polivitamínicos y poliminerales, es prudente si se la requiere. 

Recomendaciones Generales: 

Alimentar a un niño es ligeramente más complejo que hacerlo con un adulto; pero pragmáticamente mucho más sencillo, pues “el niño come lo que le dan”, sobre todo los primeros años.

El problema es que la mayoría de la población es “analfabeta nutricional”, ya que, como desarrollamos en otros capítulos, la Nutrición inconcebiblemente no forma parte de ningún programa educativo.

No sabemos comer nosotros los adultos, mucho menos alimentar a un niño.

Sin embargo la nutrición es como el “Nudo Gordiano” que cortó Alejandro Magno. Parece un tema muy intrincado, y sin embargo puede “cortarse de un solo golpe”.

Ese golpe puede darse fácilmente cuando se comprende la Evolución de la Nutrición Humana. 

La selección de los alimentos para cada comida: 

De no existir impedimentos de orden económico o religioso, debe acostumbrarse al niño, progresivamente,  a comer de todo, que en su justa medida y periodicidad nunca le traerá problemas. 

En teoría el instinto natural “de especie”, debería hacer el resto, pero el ser humano es la especie omnívora más electiva que existe, y los patrones alimentarios de la familia marcarán al niño para toda su vida.

“Los niños aprenden del ejemplo, no de las sentencias”. Un niño come lo que sus padres comen. 

El número de comidas: 

Como desarrollamos en Evolución de la Alimentación, el organismo de un humano adulto está diseñado genéticamente para comer 1 vez cada 24 ó 48 hs.

Un niño es distinto, de hecho un bebé llena su estómago 12 a 16 veces por día promedio. 

Este hecho no contradice en absoluto la afirmación anterior, por el contrario es una característica de todos los mamíferos y la mayoría de las especies, por ejemplo el cocodrilo come casi diariamente el primer año, y de adulto puede comer sólo una vez al año. 

Cuando un niño llegue a adulto, podrá comer cada 24 ó 48 hs., mientras tiene que hacerlo más seguido.

Pero “más veces” no significa “las veces que quiera”.

Y aquí radica una de las claves del obeso, niño u adulto: La gran mayoría de los obesos no comen “más cantidad” por ingesta que los delgados ¡comen más veces!  

Si a un ratón de laboratorio o a cualquier animal doméstico, no se le ponen límites en la alimentación, desarrollarán indefectiblemente Obesidad. ¿Por qué los niños habrían de ser diferentes?.

Si pueden abrir la heladera cuantas veces quieran y comer lo que quieran ¡serán gordos!, así de simple. 

Los niños deben comer “sólo 3 veces por día”: Desayuno, Almuerzo y Cena.

No les hace falta más, incluso hasta podrían comer 2 veces.

La excepción la constituyen los niños que practican un deporte regularmente o aquellos con enfermedades que interfieren en su alimentación, casos que no detallaremos en este sitio, por el momento. 

No le obligue a comer más veces ni le deje comer cuando quiera las veces que quiera.

Si por propia voluntad se saltea una comida, haga que espere hasta la otra.

Y si quiere repetir el plato, déjelo, su capacidad estomacal será la que pondrá el límite fisiológico.

Confíe en el asombroso diseño del organismo humano. Si su hijo es sano y tiene a su alcance alimentos suficientes, nunca tendrá trastornos por desnutrición. 

A su vez es importante entender que: 

1) 3 comidas son más que suficientes en Cantidad.

2) 6 comidas pueden ser insuficientes en Calidad. 

La 2ª alternativa es prácticamente inexistente en el mundo occidental. 

Esto ocurre por la notable versatilidad de nuestro sistema Digestivo-Metabólico, que nos permite sobrevivir comiendo sólo carne (esquimales) o sólo arroz (orientales) pero, eso sí, arroz “con cáscara” (pues sin ella se pierden las vitaminas del complejo B). 

Los cuadros de carencias selectivas de algún nutriente son bastante infrecuentes en occidente, y por lo general se relacionan a un déficit proteico (aminoácidos esenciales) y de Vitaminas del complejo B, a causa de una ingesta insuficiente de alimentos que los contengan (derivados animales).

Otras deficiencias selectivas son casi una anécdota en la historia, pues se originan en situaciones harto improbables en la actualidad, como la Escorbuto (déficit de Vitamina C) de los antiguos navegantes o prisioneros de guerra. 

Los cuadros de carencia selectiva de nutrientes sin carencia calórica, se producen dentro del marco de trastornos, en su mayoría genéticos o congénitos, que dificultan la alimentación o impiden la absorción de algún nutriente.

Aquí haremos omisión de su descripción. Algunos detalles al respecto se mencionan en el Capítulo “Tablas de Micronutrientes” dentro de este sitio. 

La Desnutrición: 

Sin ser nuestro tema, es imprescindible tratarlo brevemente: 

La desnutrición primaria es padecida actualmente por entre 800 y 1.200 millones de personas, niños y adultos, y su causa es por todos conocida: Un aporte insuficiente de alimentos. 

Y aunque casi siempre se relaciona también con una mono-alimentación, que aquí es generalmente en base a cereales, la variedad de los alimentos no es el problema, sino su insuficiencia. 

No obstante en los desnutridos contemporáneos se observa un cuadro de desnutrición mixta, o sea, faltan calorías y también determinados macro y micro nutrientes, sobre todo las proteínas. 

El organismo posee numerosos mecanismos para reciclar su más valioso macronutriente “las proteínas”, pero si los niños no ingieren proteínas completas (con todos los aminoácidos esenciales) como mínimo una vez al mes, la situación puede tornarse grave. 

De todas formas en el desnutrido (“el Hambriento”) lo más importante es proveerle de Calorías (“Darle de Comer”), aunque sean sólo cereales.  

Este concepto es desatendido en los planes de ayuda de muchos países, pues entregan raciones de acuerdo a las RDA (recomendaciones dietéticas aconsejadas) pero sólo a una porción de los desnutridos, siendo obviamente más beneficioso que entregasen raciones sólo de legumbres y cereales, pero a “todos” los cadenciados.

Por supuesto lo ideal es que todas las raciones fuesen completas, pero si no alcanza debe primar el criterio ante otros intereses (relacionados con la política).  

Conclusión: 

Las tablas de composición de los alimentos y las RDA son referencias bastante certeras, pero pragmáticamente puede afirmarse sin lugar a dudas, que cualquier dieta occidental proveerá a un niño de los macronutrientes necesarios (prótidos, glúcidos y lípidos), y que una hipotética carencia de micronutrientes no será grave y puede corregirse sencillamente con la administración, siempre vía oral (a menos que alguna patología lo impida), de algún suplemento de vitaminas y minerales en las dosis aconsejadas. 

Las familias Vegetarianas deben tener precaución en que sus hijos consuman una cantidad suficiente de aminoácidos esenciales; y esto por lo general siempre ocurre ya que los vegetarianos poseen óptimos conocimientos nutricionales.  

Los vegetarianos a su vez constituyen otro ejemplo de la extraordinaria capacidad de adaptación del Homo Sapiens Sapiens: Viven sin consumir carne, y muchos sin lácteos ni huevos, así como los esquimales sobrevivieron comiendo sólo carne cruda. Y por cierto sus niños son estadísticamente más sanos que el promedio. 

Un niño come lo que comen sus padres, y es infrecuente que no le guste alguna comida habitual de su familia. Esto es un arma de doble filo, pues si los padres comen bien así lo hará el niño toda su vida, pero si se ha acostumbrado a comidas superfluas, éstas le generarán un hábito para el futuro que seguramente  será difícil de modificar. 

Si el niño no quiere comer algo “no hay que obligarlo a comer lo que no le gusta”, “ningún alimento es imprescindible”, entonces ¿para qué hacer sufrir un niño innecesariamente? 

La comida debe ser una experiencia emocional grata, un placer, lo más parecido a lo que sentía mamando cuando era bebé, y que no lo sea, favorecerá eventuales desórdenes alimentarios. 

No lo obligue a comer lo que no quiere, y mucho menos a comer cuando no quiere.

El organismo es sabio, puede tener garantía de que su hijo/a no se va a desnutrir por voluntad propia; esta situación únicamente ocurre en la anorexia y la bulimia que tratamos más adelante. 

Hoy casi todas las mamás modernas trabajan fuera de casa, y en consecuencia abundan las comidas compradas o elaboradas rápido en casa (con mucho aceite). Es una utopía pretender “retroceder la evolución social” (aunque ésta sea negativa para el caso), pero dentro de lo posible, y sobre todo en los primeros 6 años, hay que tratar de alimentar al niño con comidas más tradicionales. 

Los padres deben tomar conciencia de que la alimentación adecuada es tanto o más importante que la educación. Repetir un año escolar deja una impronta insignificante para un adulto, por ejemplo, comparado con haber sido un niño obeso. 

El problema nutricional mayoritario, “en todo el mundo” , no es la desnutrición sino la Obesidad. 

Patologías Relacionadas con la Nutrición: 

El tratamiento de algunas enfermedades crónicas que afectan a la población infantil está directamente relacionado con la dieta.

Obviamente estos problemas deben ser tratados por profesionales especializados; aquí sólo haremos una  mención informativa. 

Diabetes: 

La diabetes es una enfermedad que cursa con un aumento de la concentración de la glucosa en sangre.

Este aumento se debe a que la cantidad o calidad de la insulina, procedente del páncreas, no es suficiente para degradar la glucosa incorporada.

El origen de esta alteración suele ser genético.

El tratamiento actual se basa en tres pilares: 

* Insulina

* Dieta

* Ejercicio Físico 

La educación dietética es fundamental, tanto para el niño diabético como para la familia.  

Diseño de una dieta para niños insulino-dependientes:  

Debido a la dificultad que supone para los niños seguir una dieta, es importante diseñar la misma teniendo en cuenta sus gustos, haciendo un seguimiento y evaluación cada 3-6 meses, y modificarla en función de los nuevos gustos y variaciones de actividad. 

Según la edad se debe tener en cuenta: 

* Menores de 2 años: Dieta semejante a los niños de su edad, aconsejando lactancia materna, y a partir del 4-5 mes aportar suplementos vitamínicos eventualmente.

* Desde los 2 a los 5 años: Dieta con carbohidratos naturales no refinados (complejos), relativamente baja en grasas.

* Niños escolares:

- Dieta rica en carbohidratos no refinados, ricos en fibra.

- Evitar el consumo de productos de panificación industrial.

- Evitar el consumo excesivo de proteínas.

- Reducir la grasa saturada.

- Fomentar el ejercicio físico regular.  

Para cubrir los requerimientos energético-plásticos se debe tener en cuenta: 

* Aporte calórico: Semejante al de los niños de similar edad, peso y actividad.

El aporte calórico debe distribuirse:

- Carbohidratos 50-60% de las calorías

- Proteínas: 12-20% de las calorías

- Grasas: 25-30% de las calorías (Colesterol <300 mg. / día)  

* Hidratos de carbono: Más de la mitad de los hidratos de carbono aportados deben ser complejos.

La otra parte debe ser mezcla de mono y disacáridos: lactosa, fructosa de las frutas y algunos vegetales y sacarosa procedente de la ingesta cuidadosamente limitada de dulces. Fibra: 30-40 gr. / día 

* Alimentos prohibidos: Los que contengan más del 20% de carbohidratos simples (refinados).

* Alimentos permitidos libremente: Los que contengan menos del 5% de hidratos de carbono: vegetales, carnes magras, quesos magros, refrescos y golosinas “diet” pero controlando muy bien la composición, no todos los que dicen diet lo son realmente por reducción del contenido de azúcares.

* Alimentos racionados: Permitidos en cantidades regulares. Una ración equivale a 10 gr. de carbohidratos y se deben suministrar como “equivalencias” para reemplazar a los alimentos de consumo habitual.

* Dieta en estado de cetosis: Debe reforzarse los parámetros de la dieta habitual. 

Enfermedad Celíaca: 

Esta enfermedad está producida por la intolerancia al gluten, fracción proteica contenida en el trigo, avena, cebada y centeno.

Como consecuencia de la ingesta de gluten, en estos niños se produce atrofia de las vellosidades del intestino delgado.

Es decir, el intestino pierde capacidad para absorber nutrientes (malabsorción intestinal) y aparecen los síntomas manifiestos de la enfermedad: diarrea, desnutrición, irritabilidad etc.. 

Tratamiento: 

Consiste en eliminar los alimentos con gluten de la dieta.

Esta tarea suele ser muy complicada debido a la gran cantidad de alimentos que llevan esta proteína, aún en forma indetectable a simple vista.

No sólo se trata de los derivados de los cereales antes mencionados, sino que gran cantidad de productos manufacturados la llevan adicionada: conservas, alimentos rebozados, productos de  panadería, algunos yogures, productos deshidratados en polvo, cacao, gelatina, etc..

No obstante y debido a la amplia demanda de alimentos de este tipo, existen en el mercado productos específicamente diferenciados con el símbolo de "sin gluten".

Al ser una intolerancia permanente, la dieta debe mantenerse de por vida. 

Epilepsia: 

La patología no es originada por la alimentación, pero sí está implicada en su tratamiento.

La enfermedad se caracteriza por la aparición de crisis convulsivas incontroladas.

Generalmente el tratamiento farmacológico la corrige y/o controla, pero en algunos casos no es suficiente.

En las epilepsias infantiles generalizadas secundarias y mioclónicas, el tratamiento farmacológico solo no ha sido muy efectivo, se ha comprobado la capacidad anticonvulsivante de una "cetosis mantenida" (estado en el que está aumentado el nivel en sangre de cuerpos cetónicos) que se consigue mediante una dieta cetogénica (rica en determinados ácidos grasos y pobre en hidratos de carbono).

Este planteamiento ha llevado a diversos autores a preparar dietas que potencian la efectividad clínica del tratamiento farmacológico.

La efectividad está estrechamente relacionada con la edad, y aparentemente se debería a un cambio forzado en el metabolismo neuronal.

Los cuerpos cetónicos actúan sobre determinados neurotransmisores y neuroinhibidores cerebrales modificando el umbral convulsivo. 

Tratamiento: 

Hay tres modelos propuestos para la elaboración de dietas de estas características: 

* Dieta Cetogénica Tradicional: El principal aporte energético se da a partir de grasas saturadas.

* Dieta Cetogénica con MCT: Se emplean como grasas los triglicéridos de cadena media.

* Dieta Cetogénica MCT Modificada o John Radcliffe II: Se disminuye la cantidad de grasa utilizada y se aumenta el aporte de hidratos de carbono, permitiendo una mayor palatabilidad, que es uno de los principales problemas de estas dietas.  

También se ha comprobado que este tipo de dietas no aumentan significativamente los niveles de colesterol, lipoproteínas y proteínas sanguíneas.

El desarrollo pondoestatural (relación talla / peso) del niño sometido a estas dietas, es normal en la mayoría de los casos estudiados.

Lo que todavía se desconoce es la repercusión a largo plazo. 

Hipercolesterolemia: 

Según la Sociedad Europea de Arteriosclerosis, las cifras de colesterol total no deben ser superiores a 170 mg./dl. para edades comprendidas entre 2 a 19 años, en caso contrario supondría un riesgo "moderado" de patología coronaria.

La hipercolesterolemia infantil es una patología en la que la dieta influye de forma determinante.

En la mayor parte de los casos, la dieta suele ser el origen de la enfermedad y también la solución.

Es conocido el efecto hiperlipemiante de determinados alimentos que forman parte de la alimentación habitual de los niños: productos de panificación, frituras, golosinas, helados, etc..

Se considera que estos productos son los culpables de la mayor parte de las hiperlipemias infantiles.

Normalmente con la limitación dietética de estos productos acompañada eventualmente de ligero aumento de actividad física, se corrige el problema.

Sin embargo en casos de hiperlipemias familiares establecidas, es necesario recurrir a fármacos hipolipemiantes.

En niños menores de 2 años existe acuerdo en no modificar la dieta, a fin de no interferir con el crecimiento y desarrollo.  

* Preparación de los alimentos: Se deben preferenciar el hervor, el vapor, la plancha, el horno y  cualquier otra forma de cocción siempre que se realice sin aceite, margarina, manteca o grasa. Hay que evitar las frituras y preparaciones que requieran de esta base de grasa añadida.

* Control y seguimiento: La dieta se debe seguir durante al menos 12 meses. No obstante se debe ser flexible en la dieta de los niños y permitir pequeños excesos o “salidas” con procedimientos compensatorios posteriores en lo posible.

Se debe enseñar al niño "nuevos hábitos alimentarios" y convencerle de la necesidad de realizar ejercicio físico. La educación nutricional del niño es muy importante.

Será más fácil que el niño entienda "lo que puede y no puede comer" si conoce la composición de los alimentos y cómo se relacionan éstos con su problema. 

ADOLESCENCIA 

La adolescencia es una etapa con requerimientos nutricionales específicos, en la que no es infrecuente la aparición de desórdenes alimentarios, a veces favorecidos por modas o por excesivas exigencias internas

y / o externas, y a menudo por una mezcla de ambas.  

Fisiología: 

Las características fisiológicas que diferencian la adolescencia de cualquier otra etapa de la vida son: 

* Maduración sexual

* Aumento brusco de la talla y el peso

* Cambios en la composición corporal (distribución de la grasa y masa muscular) 

Todos estos procesos requieren una elevada cantidad de energía y nutrientes. 

Madurez sexual:  

Los cambios de este proceso ocurren de forma paulatina y generalmente suelen durar entre 5 y 7 años.

El resultado final es el crecimiento anatómico y desarrollo fisiológico de los caracteres sexuales primarios y secundarios diferenciales de cada sexo.

En las niñas estos cambios suelen comenzar hacia los 10-11 años llegando al pico de máximo desarrollo hacia los 12-14 años. A partir de esta edad la madurez sexual es completa.

Para los varones, el desarrollo suele comenzar 1 ó 2 años después, y el pico de mayor desarrollo se produce en torno a los 13-16 años.

Este pico de crecimiento en ambos, determina mayores necesidades nutricionales. 

Aumento en peso y talla:  

En la transición de niño a adulto se gana aproximadamente el 20% de la talla y el 50% del peso.

La evolución del peso y la talla durante esta etapa depende mucho del niño o niña.

Cuando se tiene que evaluar la relación peso / talla, se suelen utilizar tablas que orientan acerca de la "mejor relación" entre ambos parámetros.

No obstante, el resultado que se obtiene de consultar estas tablas es bastante relativo.

Habitualmente sólo se obtienen resultados claros a la hora de determinar casos extremos de delgadez u obesidad.

Cuando por diversos motivos se necesita conocer con exactitud el valor de estos parámetros, indefectiblemente debe realizarse una evaluación antropométrica individualizada y más específica. 

Cambios en la distribución corporal:  

En este aspecto es muy notable la diferencia entre chicos y chicas, debido a la desigual distribución de la masa magra y la masa grasa, y al diferente desarrollo de la masa ósea. 

Los chicos tienden a ganar más peso a expensas de su masa muscular, su esqueleto crece más, y el periodo de crecimiento general dura más tiempo.

Por su parte las chicas ganan más masa grasa, el crecimiento de la masa ósea es menor, y el periodo de crecimiento también.

Estas diferencias condicionan mucho la alimentación.  

Se sabe que los requerimientos nutricionales son distintos según el tipo de tejido que se desarrolle.

No se necesita la misma cantidad de energía ni de proteínas para formar 1 Kg. de masa muscular que para 1 Kg. de masa grasa.

También es diferente la cantidad de vitaminas y minerales que hay que aportar para formar mayor o menor cantidad de masa ósea.  

Como dato vale mencionar que las chicas de 12-14 años tienen necesidades nutricionales superiores a las de su madre, y los chicos de 16 superiores a las de su padre. 

Es difícil establecer recomendaciones estándar para los adolescentes, debido a las peculiaridades individuales que presenta este grupo.

Por otra parte las recomendaciones relativas a la buena salud, son generalmente improductivas, pues como a esta edad no suele presentar problemas, desde esta perspectiva podría pensarse que "da igual lo que se coma", pero esto es un error.  

Obesidad y Adolescencia: 

Desde el punto de vista biológico, junto con los primeros 12 meses de vida, esta es la 2ª y última etapa en donde las células grasas (adipocitos) están predispuestas “naturalmente” a incrementar su número (hiperplasia), al margen de su tamaño (hipertrofia).  

Es en este periodo cuando, en general, la persona comienza a experimentar “el stress”, por causas de la más diversa índole.

También aquí es cuando los factores socio-culturales comienzan a tener trascendencia. 

La Obesidad aquí en algunos casos, tiene más impacto sobre el equilibrio psíquico que en la niñez.    

Las implicancias sociales son tan nefastas como subestimadas por el entorno familiar.

Los padres siguen viendo a sus hijos como niños, lo cual es natural, al igual que la falta de  objetividad para ver que sus hijos no son tan perfectos como ellos idealizan.

En consecuencia le restan importancia a la preocupación que éstos puedan dejar ver sobre su aspecto físico, pues para los padres, los hijos más hermosos son siempre los propios. 

En otros casos suele sumarse la situación de que la familia sea obesa, lo que convierte en una quimera que el adolescente pueda alimentarse equilibradamente. 

Sólo en un pequeño porcentaje de los casos, se da la eventualidad de que los padres posean el criterio y la objetividad necesarios para identificar el problema de la Obesidad en sus hijos, pero esto apenas los deposita en el universo de las personas con problemas de peso (el 60% del mundo occidental), y a merced de las numerosas falsas ofertas terapéuticas existentes. 

El grave problema de la ausencia de conocimientos, y de ética en el mercado de ofertas “seudo-terapéuticas” en Obesidad, es universal.

Apenas el 15% de los obesos son tratados por médicos, el resto opta por terapias puramente dietéticas o peor aún por “inventos de marketing”.

La desinformación casi absoluta sobre Obesidad, ha instalado la creencia de que en la adolescencia, ésta no debe ser tratada con fármacos, siendo que por ejemplo si un adolescente padeciera de una cardiopatía u cualquier otro trastorno biológico se lo trataría como un adulto, que de hecho lo es desde el punto de vista orgánico.  

Si es difícil para un adulto corregir su Obesidad, para un adolescente lo es aún más. 

Anorexia y Bulimia: 

Anorexia (gr. anorexía, inapetencia):Trastorno de la alimentación provocado por una obsesión por la figura y la posible ganancia de peso, que conlleva una situación de ayuno voluntario, mantenida en el tiempo, luego con pérdida real del apetito.

Concomitantemente cursa con una distorsión de la imagen corporal y un terror obsesivo a engordar.

Afecta a 1 de cada 100 adolescentes de entre 12 a 18 años, principalmente mujeres.  

Bulimia (gr. bóus, buey + gr. limós, hambre + -ia): Trastorno de la alimentación caracterizado por un aumento anormal de la sensación de hambre.

Cursa con episodios de hiperfagia (comer compulsivamente y en mucha cantidad) seguidos de episodios de vómito provocado, por sentimiento de culpa y terror obsesivo a engordar.  

Las motivaciones desencadenantes de ambas alteraciones pueden ser muchas, relacionadas con la moda, los contactos sociales, etc., pero puede decirse que se asientan sobre estos factores: 

* Insuficiente Instrucción Nutricional

* Necesidad de agradar a los demás incrementada (propia de la adolescencia)

* Auto-Estima baja (normal en la adolescencia) 

Nadie pone en duda la base psicológica de estas 2 patologías, pero ello no implica que la psicoterapia sea necesariamente el único camino terapéutico. El debate terapéutico es harto controversial.  

Como sostenemos en todo el Web-Site, creemos que la ciencia se nutre del discenso, y no pretendemos situarnos como dueños de la verdad; pero lógicamente tenemos nuestro punto de vista, que es el que expondremos. 

Lo habitual es que se trate la Anorexia o la Bulimia, sólo desde el perfil psicopático, donde obviamente radica su origen.

Sin embargo muchas patologías relacionadas a la autoestima, poseen una vía mucho más sencilla para su solución. 

Los Cirujanos Plásticos sobradamente conocen de los espectaculares cambios de personalidad, que un procedimiento quirúrgico estético en nariz, orejas, mamas, cuero cabelludo, etc., puede producir en una persona.

¿A dónde apuntamos?: ¿Qué es más fácil para un niño, adolescente o adulto, someterlo a una prolongada psicoterapia, hasta que logre evolucionar en su autoestima para aceptar que sus “orejas de Dumbo” no lo hacen menos que nadie … ¡u operárselas y solucionar su problema en 1 hora!? 

Bien, tanto la Anorexia como la Bulimia tienen, al menos, un origen común: “el miedo a la Obesidad”; y el punto es que tratarles desde la Obesidad es infinitamente más sencillo que convencerlos de que padecen un trastorno psiquiátricos y que deben empezar a comer si no pueden poner en grave riesgo su salud. 

A ningún padre de un niño o adolescente de grandes orejas se le ocurriría llevarlo a un psiquiatra antes que a un cirujano plástico. ¿Por qué en la Anorexia y la Bulimia se tiene entonces un criterio diferente, si al igual que las orejas, el problema es que una alteración física (de simple solución) desencadena un desequilibrio psicológico? 

Sin embargo a ningún padre se le ocurre consultar a un especialista en Obesidad ante cualquiera de estos trastornos.

Nosotros creemos que se debe en gran medida a que “no se comprende al paciente”. 

¿Qué anoréxico o bulímico no querría tener el cuerpo de un Fisicoculturista, con el 5% de masa grasa y un perfecto desarrollo muscular?

El punto es que estos individuos raramente alcanzan una masa grasa del 5%, porque el organismo posee múltiples mecanismos para adaptarse al ayuno, y desde un momento determinado comienza a “consumir” las proteínas musculares, paralelamente a la grasa, dando por resultado un deplorable aspecto físico, y paradójicamente, la persistencia de un panículo adiposo que es lo que los motiva para continuar con su alteración alimenticia. 

Y efectivamente es así, pues salvo en casos muy extremos, a sus cuerpos “se le cuentan las costillas”, pero sin embargo en el abdomen, piernas o caderas, poseen un pequeño panículo adiposo, el que están obsesivamente dispuestos a eliminar, cueste lo que cueste.  

Podría asegurarse que todos ellos querrían tener el cuerpo de un Fisicoculturista, pero … “no saben cómo obtenerlo”.

¿Qué pasaría si concurren a un terapeuta que merezca y/o se gane su respeto, que “les asegure” que puede lograr ese “inalcanzable 5% de grasa”, junto a un armónico y deseado desarrollo muscular?

¿Qué anoréxico o bulímico, no querría tener el físico del David de Miguel Ángel, símbolo por antonomasia de la belleza andrógina contemporánea? 

El anoréxico o bulímico “no quiere dar lástima con su físico”, lisa y llanamente ¡no tolera tener más del 5 al 8% de grasa!

Pues ¡solucionémosle el problema, saquémosle esa grasa … "operémosle las orejas"! 

Esta posición no pretende ir en contra de nuestros colegas psicoterapeutas, que por otra parte estamos convencidos de que deben estar abarrotados de trabajo con el estilo de vida contemporáneo; por el contrario nos parece muy productivo que continúen tratando estos pacientes, el punto es ¿cuánto más psicoterapia haría un “niño orejudo” después de la cirugía? 

Copiando a Den Xiao Ping : ¿Qué importa si el gato es blanco o negro, con tal que cace ratones? 

Para “cazar los ratones de la anorexia y la bulimia” ¿a qué padre le va a importar el color del gato? 

Es fútil intentar convencer a un niño de que debe sobrellevar toda su vida con “orejas de Dumbo”, siendo que en 1 hora un cirujano le solucionaría de por vida su problema. 

Nuestro criterio terapéutico es claro: 

“Operarle las orejas” a los anoréxicos y bulímicos, y no convencerlos de que están locos.

Enseñarles a comer y llevarlos a ese añorado 5% de grasa.

Introducirlos a la práctica de las actividades físicas que les van a permitir obtener ese físico ideal, por el que tanto luchan y están arruinando su vida. 

La Anorexia y la Bulimia no tienen la misma jerarquía patológica que la Obesidad: “¡Son hijas de ésta!”

Si los parámetros de belleza dictaran que “cuanto más gordo más atractivo”, sencillamente la Anorexia y la Bulimia ¡no existirían! 

Como verán el razonamiento es muy simple, pero … la terapia sigue siendo convencer al orejudo que sus orejas no hacen ninguna diferencia.   

Estamos persuadidos de que con esta óptica actual, los anoréxicos seguirán ayunando y los bulímicos vomitando, pero muy pocos de ellos llegarán al 5% de masa grasa. 

Si una persona quiere tener brazos de 40 cm. ¿no tiene derecho acaso?, y si alguien quiere tener un 5% de masa grasa ¿no tiene el mismo derecho?. 

Los anoréxicos-bulímicos son fundamentalmente “obesos fóbicos”.

Sin embargo estos “obesos fóbicos” son estigmatizados mucho peor que los drogadictos; esto es literal y una injusticia suprema. Muchos padres hasta quizá preferirían que su hija sea alcohólica antes que anoréxica o bulímica, porque socialmente no genera tanto rechazo y por creer que es más fácil solucionarlo. 

Esto además en el alguna medida es una gran hipocresía social, pues ¿quién no querría tener un 5% de masa grasa? 

Para alguien que le tiene pánico al agua, lo primario no es la psicoterapia sino “enseñarle a nadar”.

Y en este caso donde se tiene “pánico a ser gordo”, no sería lo más lógico “enseñarle a comer”, dándole la herramienta para combatir directamente y de por vida, a lo que tanto teme. 

Los tratamientos habituales se centran en indicarles meticulosamente la forma de alimentarse y los alimentos a seleccionar (pero para “recuperar peso”), a lo que se suman cientos de horas de psicoterapia sobre su autoestima y un tratamiento farmacológico (casi siempre).
Lo sugestivo es que nunca se trabaja sobre la Instrucción Nutricional para que no sean obesos, y menos aún en aspectos de Medicina del Deporte para que logren un mejor físico.

Hasta curiosamente muchos de los psicoterapeutas, que no escapan al promedio de la población, están excedidos de peso, entrando en una contradicción cuasi patética.

No se está tratando con pacientes psicóticos que han perdido la capacidad de comprender la realidad, se trata simplemente de adolescentes que poseen una fobia.
Estos adolescentes jamás podrán respetar a alguien que no los comprende.

E
ste enfoque hace entonces comprensible el desinterés que los pacientes, generalmente adolescentes, tienen por el tratamiento. Es más, la gran mayoría de ellos concurren obligados al mismo, pues … “no son realmente comprendidos”.  

El Anoréxico o Bulímico es quizá el paciente más incomprendido que existe.

Lo único que él quiere es que “le enseñen cómo puede tener el cuerpo que quiere”. 

Nuestro criterio terapéutico funciona aún en los casos más extremos, básicamente porque hablamos en el mismo idioma del paciente, y lo hacemos aumentar de peso pero en masa muscular, no en masa grasa, enseñándole qué puede y no comer, y el plan de entrenamiento que le va a permitir lograr el físico que desea, con un 5 % de grasa. 

No hay muchos datos estadísticos de recuperación con psicoterapia, pero es razonable pensar que este tipo de tratamientos pueden eventualmente dejar secuelas psíquicas.

No creemos que estos pacientes tengan una alteración psíquica más grave que los fóbicos a las alturas o al agua, con la ventaja que ellos pueden aprender a controlar su fobia, aprendiendo a comer y a entrenar, y generar un vuelco trascendental en su vida en escasos meses. 

Es claro que aquí los padres no tienen la culpa, hacen todo lo que está a su alcance; y lo cierto es que en su inmensa mayoría, los profesionales que tratan estos problemas lo hacen con psicoterapia. 

Esperamos con nuestra argumentación, haberle dado a los sufridos padres de anoréxicos o bulímicos, otra alternativa terapéutica, que por cierto aclaramos "no es incompatible con la psicoterapia que están realizando".

Nuestro criterio es que no se abandone el tratamiento psicoterápico tradicional, hasta que los evidentes resultados del nuestro junto a la decisión del paciente, lo determinen.   

Embarazo en la Adolescencia: 

El embarazo durante la adolescencia puede provocar desórdenes nutricionales, debido a la inmadurez del cuerpo femenino en esta etapa para hacer frente a las exigencias especiales de tal situación biológica.

Las adolescentes embarazadas tienen mayores necesidades nutricionales que las embarazadas adultas, debido a que son dos los organismos que están en crecimiento, el de la madre y el del futuro bebé.

Por ello es aconsejable en estos casos suplementar la dieta en algunos nutrientes.

Con respecto a la suplementación calórica, recientes estudios han demostrado que en adolescentes embarazadas es necesario aumentar en 300 Kcal. / día la ración energética de un adolescente sano, y además aumentar en 10-16 gr. la ración diaria de proteínas.

También deben tenerse en cuenta las raciones de vitaminas y minerales, en especial el zinc y el ácido fólico. 

TERCERA EDAD 

Aunque el envejecimiento es un proceso progresivo natural, cada persona lo experimenta de manera particular según múltiples factores.

La definición de envejecimiento es controversial, y es difícil establecer su comienzo cronológico, más aún con el incremento de la longevidad actual. 

Un criterio relaciona su inicio con los primeros signos que evidencian una disminución de la capacidad laboral (entre los 60 y 70 años); otro desde el inicio del decaimiento de la potencia física (entre los 30 a 45 años); y hasta hay quienes consideran que desde los 10 años ya se inicia un proceso de envejecimiento de algunos órganos (por ejemplo los ojos llegan a su máximo desarrollo a esa edad, y a partir de allí comienzan a “envejecer”).

No obstante y en líneas muy generales, podría decirse que a partir de los 65 años, una persona ya posee un metabolismo de 3ª edad.  

En Europa y en promedio, el 15% de la población está constituida por personas mayores de 65 años (en algunos países como Suiza o Alemania es ya cerca del 25%), y se prevé que este segmento continuará creciendo porcentualmente de manera constante en el futuro.

Este aumento de la longevidad se atribuye a la mejora de los estándares de nivel de vida, y sobre todo al perfeccionamiento en los cuidados médicos.

Igualmente en todos los casos, la nutrición juega un papel muy importante. 

Las personas que llegan a una cierta edad se enfrentan a problemas físicos, psíquicos y sociales que derivan de cambios biológicos predeterminados.

Esto condiciona, a veces de manera estricta, la alimentación.  

Las necesidades nutricionales cambian, y es fundamental para la calidad de vida “adaptarse” a estos cambios.  

El envejecimiento saludable, sin la coexistencia de enfermedades asociadas, no implica una complejidad en la alimentación mayor a la que puede darse en cualquier otra etapa de la vida; el problema es que habitualmente la vejez viene acompañada de diversas patologías, muchas de las cuales se relacionan con los procesos nutricionales.

Y esto condiciona entonces las estrategias dietéticas. 

Ciertos factores tienen que ver directamente con el sistema fisiológico; pero no son menos importantes los relacionados a la esfera psicológica y social.

Aún la sociedad moderna no ha aprendido a respetar a sus mayores. 

Los principales factores a tener en cuenta en la dieta del anciano, son: 

Requerimientos Nutricionales:  

Energía: 

El aporte debe estar equilibrado con el gasto, que suele disminuir drásticamente en la 3ª edad.

No está determinado específicamente cuánto descienden los requerimientos energéticos con la edad, pero ciertamente decaen.

Tampoco puede establecerse un aporte calórico tipo, pues varía considerablemente según el peso y la composición corporal.

Esto hace ineludible la consulta profesional. 

Pero genéricamente puede establecerse el siguiente concepto: 

De las eventuales patologías que pueden originarse en la alimentación o tener una relación con ella: “en más de un 90% se deben a un exceso en el aporte, y no a un defecto”. 

La reflexión surge obvia: En la 3ª edad hay que concentrarse en no comer de más.

La Obesidad en esta etapa es desde el punto de vista biológico, más trascendente que en cualquier otra, pues reduce significativamente le expectativa y calidad de vida.  

Aunque es muy deseable la incorporación de ejercicio físico, en la práctica es bastante utópico.

Por otra parte la recomendación de actividades físicas se encuentra muy limitada por la edad, las eventuales patologías concomitantes y el nivel de habituación previa a este tipo de prácticas. 

En definitiva en los casos en que puedan indicarse, las actividades físicas contribuirán positivamente en el aparato locomotor, cardiovascular, respiratorio, psíquico, etc., y determinarán una notable diferencia en la calidad y expectativa de vida. 

No obstante, como mencionamos en varios capítulos, debe saberse que la influencia sobre el balance energético, será en general poco trascendente.

Al igual que en la edad media de la vida, lograr un balance energético equilibrado, no depende fundamentalmente de incrementar el gasto sino de regular el aporte.  

En la situación inversa, donde exista la posibilidad de una sub-nutrición, no debe demorarse en recurrir a la suplementación alimenticia.

Estos casos son acotados en la sociedad occidental, muy evidentes sin presentar dudas a la hora del diagnóstico.  

Hidratos de carbono:  

En una persona sana de cualquier edad, el único límite a su consumo está dado por el equilibrio energético.

No obstante debe brindarse la instrucción nutricional necesaria para que pueda calculase e identificarse correctamente los carbohidratos, ya que la industria alimenticia presenta muchos glúcidos mezclados con otros macronutrientes, sobre todo grasas. 

La única observación en la 3ª edad, es la consideración de la disminución de la tolerancia a la glucosa, lo que aconseja dietas con mayor proporción de carbohidratos complejos y fibra (cereales integrales, vegetales de hoja, etc.). 

Proteínas: 

Podría pensarse que debido a la reducción de contenido proteico en la masa corporal, las necesidades son menores a esta edad, pero no es así, pues precisamente el anciano al tener un metabolismo proteico catabólico, requiere de tantas o más proteínas que un adulto, pues debe tener un superávit que le permita reponer rápidamente la degradación proteica (sobre todo para el tejido muscular y neurológico).  

Se debe lograr un aporte de entre 0,7 a 1 gr. de proteínas / Kg. / día. 

Por supuesto alterando lo menos posible los hábitos que la persona ha tenido toda su vida. Si es vegetariano, que lo siga haciendo, si come casi exclusivamente carne, igual (siempre que no haya patologías condicionantes).

La alimentación siempre debe ser un placer, más aún en esta etapa. 

Grasas: 

Manteniendo la premisa del respeto de los hábitos, niños, adolescentes, adultos y ancianos por igual, deben generar conciencia de que el excesivo contenido de grasas de la alimentación moderna, posee un efecto nefasto sobre la salud.

Las enfermedades cardiovasculares son las que causan la mayor tasa de mortalidad en la sociedad actual, por eso es aconsejable reducir al máximo el aporte de grasa en la dieta. 

Nota: Es prácticamente imposible realizar una dieta con “cero grasa”, así que el riesgo de tener un aporte insuficiente de ácidos grasos es improbable. 

En la 3ª edad es cuando son más peligrosas las grasas, por su potencialidad para ocasionar accidentes vasculares mortales o invalidantes.

No obstante actualmente, es mucho más fácil controlar las grasas en la dieta, que la Obesidad.

Existen un sinnúmero de variantes culinarias y sustitutos hipograsos, al alcance de todos.

Es importante que los profesionales hagan hincapié en este ítem.  

Micronutrientes: 

En esta etapa, al margen de las recomendaciones generales, el aporte extra de suplementos farmacológicos con micronutrientes antioxidantes es muy aconsejable a la luz de las últimas investigaciones.  

Con respecto al agua, por ser la deshidratación otro de los problemas más comunes en esta población se recomienda como aporte adecuado el consumo de 2-3 lt. / día. 

La fibra es un elemento importante en la dieta de cualquier etapa de la vida, sin ninguna limitación. 

Cambios Biológicos que Afectan a la Nutrición: 

Aunque el tiempo pasa igual para todo el organismo, no todos los órganos sufren sus efectos de la misma forma.

Hay aspectos como la frecuencia del pulso en reposo o los rasgos de nuestra personalidad que suelen cambiar poco con la edad.

En contrapartida hay características fisiológicas que sufren importantes modificaciones, la mayor parte debido a los trastornos de la salud que se dan a lo largo de la vida.

Las secuelas de afecciones cardiovasculares, infecciosas o accidentes, son claros ejemplos. 

Estos cambios que obedecen al paso del tiempo, tienen un carácter progresivo e irreversible. 

Todo esto favorece el surgimiento de enfermedades, en las que la nutrición puede ser un importante factor terapéutico. 

Cambios sensoriales: 

Son frecuentes los cambios en el gusto (y también de otros sentidos como el olfato y el oído), debidos fundamentalmente a la atrofia de las papilas gustativas, proceso que comienza alrededor de los 50 años.

La sensibilidad por el dulce o el salado cambia, lo que lleva en muchos casos al consumo de alimentos fuertemente sazonados o azucarados.  

Cambios gastrointestinales:

(sólo referidos a los que afectan al apetito, y a la capacidad de digerir y absorber nutrientes) 

En las personas de edad, la respuesta normal al apetito se altera, como consecuencia de las variaciones en determinadas hormonas y metabolitos.

El riesgo de algún grado de anorexia en este grupo de población está incrementado, pudiendo llevar a estados de malnutrición más o menos severa.  

La malnutrición proteico-energética es la que se da con mayor frecuencia.

Se observa una paulatina disminución de las secreciones digestivas.

Varios estudios han puesto de manifiesto que con la edad, la actividad secretora de las diferentes glándulas implicadas en la digestión, disminuye.

Se ha comprobado que la actividad enzimática de las glándulas salivales, gástricas, pancreáticas e intestinales es menor. La secreción biliar parece ser la menos afectada.  

La malabsorción de determinados elementos es otro punto a considerar.

Los que más se resienten son el calcio y hierro.

Este problema parece deberse a que con la disminución de las secreciones gástricas, en el tubo digestivo se pierde acidez, lo que permite el crecimiento de determinada flora bacteriana que secuestra minerales como el calcio o el hierro y vitaminas (B12) de forma que no pueden ser absorbidos.

También se ha comprobado que a cierta edad disminuye la motilidad intestinal, la superficie intestinal útil para la absorción y la capacidad de transporte de nutrientes desde el intestino hasta los tejidos.

Todo esto eleva el riesgo de anemias, diarreas, malabsorción etc.. 

Otro de los problemas que afectan directamente al proceso de la digestión es la pérdida de piezas dentales.

Esto obliga a limitar la trituración bucal con lo que los procesos digestivos propiamente dichos se vuelven más difíciles y molestos.

Todo esto redunda en que los ancianos elijan unos alimentos y rechacen otros, y en este proceso de selección pueden perderse valores nutritivos.  

Constipación: 

Dentro de los cambios gastrointestinales, éste aparece como uno de los más frecuentes y  graves; de hecho afecta a más del 50% de los mayores.

En este problema intervienen varios factores: 

* La disminución de la motilidad intestinal, tal vez debida a la atrofia de la musculatura propulsora.

* La disminución de la mucosidad intestinal (por la disminución de la secreción).

* La por lo general la insuficiente cantidad de fibra en la dieta.

* La falta de ejercicio físico regular, que a veces es directamente una inmovilidad absoluta.  

Cambios metabólicos: 

Uno de los cambios metabólicos más significativo es la intolerancia a la glucosa en personas que no han sido diabéticas en etapas previas.

Esto se traduce en una alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono.

Se ha comprobado que los niveles de glucemia en ayunas aumentan en 2 mg. / dl. cada 10 años a partir de los 40; y la glucemia post prandial (después de una comida), en 8-15 mg. / dl. también cada 10 años.

Muchos atribuyen estas alteraciones a una disminución en la producción de insulina por parte del páncreas.

Además pueden estar implicados factores como los cambios dietéticos o la disminución brusca del ejercicio físico (esto último excepcionalmente).

Esto puede desembocar en una diabetes de tipo II, bastante frecuente en la 3ª edad. 

Otro de los cambios importantes radica en la menor necesidad de energía, fundamentalmente por la disminución del metabolismo basal.  

La disminución del Metabolismo Basal, se origina fundamentalmente en los cambios en la composición corporal (por disminución de la masa magra) y el descenso general de la actividad celular.  

Cambios en el sistema cardiovascular: 

Sus cambios se relacionan menos con la alimentación.

El principal problema es la ateroesclerosis (endurecimiento de las paredes arteriales).  

La aterosclerosis pura produce una elevación de la presión arterial (hipertensión), factor que puede mejorarse con la dieta, sobre todo si el sujeto es obeso.

Este es un proceso natural, pero se ve agravado por el consumo de dietas ricas en lípidos, ya que las arterias incrementan entonces los depósitos de grasa, también en su capa interna (endotelio), dando lugar a placas de ateromas, que pueden producir múltiples y gravísimas consecuencias, como insuficiencias circulatorias, infartos o embolias.

Aquí la dieta hipograsa hace una gran diferencia en el pronóstico. 

Cambios en el sistema renal: 

La función renal en la mayoría disminuye aproximadamente en un 50% entre los 30 y 80 años.

La consecuencia más ostensible es la excesiva excreción de proteínas y electrolitos por orina, de forma que el equilibrio hidrosalino se altera, se favorece la producción de edemas y la pérdida proteica. 

Hay que tener en cuenta que también se presenta una disminución del agua corporal total, que afecta los procesos relacionados con la dilución, como la administración de medicamentos hidrosolubles, diuréticos, y la regulación térmica, haciendo a las personas mayores más susceptibles a la deshidratación.  

Cambios músculo-esqueléticos: 

Hay cambios en la composición corporal (disminuye la masa magra y aumenta la masa grasa), lo que se ha relacionado con hipertensión, alteraciones biliares, hiperlipemias etc..

Con la edad hay una tendencia a sustituir la masa magra (músculo), por masa grasa.

Hay una pérdida global de proteínas que se manifiesta tanto a nivel muscular como visceral.  

Y también una disminución de la masa ósea, especialmente en las mujeres, comenzando en los 2 años siguientes a la menopausia, lo que aumenta el riesgo de padecer osteoporosis.  

Cambios neurológicos: 

El Parkinson y el Alzheimer son las enfermedades más relevantes y que condicionan severamente el desarrollo de la vida de los ancianos en todos los niveles. 

Aunque aún no existen tratamientos efectivos, los avances de la última década, sobre todo en genética, hacen alentar esperanzas. 

Los trastornos de la alimentación que estas patologías originan, varían bastante según su grado de evolución, pudiendo oscilar desde simples manías hasta la incapacidad total para alimentarse por sí solos. 

Cambios inmunológicos: 

Se manifiestan como una disminución de la función inmune global, haciendo a los sujetos mayores más susceptible a los agentes infecciosos.

Esto explica la gran prevalencia de enfermedades infecciosas en esta etapa de la vida.  

Nutrición de los Mayores en la Sociedad Actual:  

Es evidente que en la mayoría de los países occidentales, se dispone prácticamente de todo tipo de alimentos y en cantidad suficiente, para permitir la implementación de pautas alimentarias adecuadas.

Además se dispone de sistemas de salud pública que permiten, sin un costo excesivo para los pacientes, el control de la salud de una forma clínicamente aceptable.  

Los problemas que se presentan son 2:  

1) Los relacionados con los cambios fisiológicos propios de la edad

2) Los de índole socio afectiva  

Los factores fisiológicos que condicionan el riesgo nutricional están bien caracterizados, y las normas dietéticas y requerimientos nutricionales para hacerles frente, están perfectamente establecidas.

Son los relacionados a los aspectos socio afectivos los que tal vez generen la mayoría de los trastornos. 

Malos hábitos alimentarios:  

No es fácil cambiar las costumbres alimentarias: "Si toda la vida he comido de esta manera, porque ahora habré de cambiar".

Ciertamente requiere mucho esfuerzo instruir o convencer de la necesidad de un cambio en la dieta en un anciano, ni aún comunicándole los riesgos que puede acarrearle continuar con el mismo estilo alimenticio.

No obstante debe intentarse. 

Anorexia:  

Son frecuentes los estados de desinterés y apatía, quizá derivados de sentirse inútiles, por la inactividad laboral, verse como un estorbo, o percibir que se ha perdido el reconocimiento social o familiar, etc..

Estas percepciones pueden, en algunos pocos casos, proyectarse en modificaciones de la conducta alimentaria, siendo la anorexia una de ellas.  

Pobreza:  

La situación económica condiciona severamente la alimentación.

Estados de penuria o de excesiva bonanza, pueden llevar a defectos o excesos en la alimentación.

En los casos de escasez de recursos económicos, es fundamental al instrucción nutricional, para obtener una dieta balanceada acorde con las posibilidades. 

Minusvalías:  

Los estados de deficiencia física y de falta de movilidad, influyen de manera crítica sobre la alimentación.

La imposibilidad para ir a comprar los alimentos, para estar de pie en la cocina, etc., hacen imposible para muchos ancianos la alimentación de forma autónoma.

La simple pérdida de la dentadura, puede condicionar a reducir la dieta a alimentos líquidos y/o semisólidos. 

En estos casos la ayuda familiar o institucional es imprescindible. 

Procesos patológicos o sus secuelas:  

En esta etapa cobra especial importancia la individualización de la dieta, teniendo en cuenta los antecedentes patológicos, la toma habitual de medicamentos, etc.. 

Recomendaciones Generales:  

Por más cambios fisiológicos que conlleve la edad, es importante aclarar que la adaptación de una persona sana a ellos, no implica cambiar drásticamente la alimentación porque se haya cumplido 65 años.

La flexibilidad es amplia, y se debe ser razonable en la confección dietaria.  

Cando se llega a esa edad en óptimas condiciones físicas, las modificaciones a realizar en la dieta son ínfimas, cuando no inexistentes.
Pero cuando se padece alguna enfermedad, hay que tener presente la importancia de la nutrición.
 

Paradójicamente algunos ancianos de los países industrializados sufren carencias nutricionales.

La malnutrición proteico-energética es la más frecuente, sobre todo en aquellos ingresados en centros hospitalarios u hospedajes de ancianos. 

Hay dos situaciones que suelen acompañar la vida del anciano: el aislamiento, tanto social como familiar, y la depresión.  

Mantener una dieta adecuada en situaciones de aislamiento social es muy difícil.

Comer solo es desagradable para la mayoría, pues por costumbre es un acontecimiento social y/o familiar. Y también es algo frustrante "cocinar para uno sólo". 

Esto además puede combinarse con algún impedimento físico para ir solo a comprar los alimentos, o para estar solo en la cocina.

A menudo la combinación de una o varias de estas circunstancias, redunda en dietas desequilibradas, que no cubren los requerimientos energéticos-nutricionales. 

El otro problema, la depresión, se origina y acompaña de sensación de pérdida de productividad, de movilidad y de imagen corporal, suponiendo un importante obstáculo para continuar con la vida normal. 

En una dieta para ancianos se debe asegurar una buena disponibilidad de nutrientes, unas preparaciones culinarias agradables y un entorno físico acogedor y sin tensiones. 

Nº de comidas diarias: 

En esta etapa es cuando más debe controlarse el número de comidas, pues el Metabolismo Basal y el Gasto Energético por Actividad son mínimos. Sin embargo el organismo sigue aferrándose a las costumbres alimentarias que tuvo toda su vida. 

Una persona de 3ª edad no debiera ingerir más de 3 comidas diarias.

Una persona mayor tiene menos requerimientos energéticos que un adulto promedio, y por ello debe consumir menor cantidad de calorías. 

Prohibición de alimentos: 

Esta circunstancia sólo es aceptable para determinadas patologías. En una persona mayor relativamente sana, es absurda tal indicación, sin embargo algunos terapeutas continúan indicando una reducción de determinados nutrientes, como por ejemplo las bebidas alcohólicas. 

Lo que más importa es el valor calórico total de la dieta, y no su composición cualitativa. La excepción a este criterio, sólo está justificada si existe una patología específica. 

ALIMENTACIÓN Y PRÁCTICA DEPORTIVA 

Si bien la conciencia sobre los beneficios del deporte en el cuidado de la salud está creciendo como nunca antes en la historia, ubicado en perspectiva, este crecimiento absoluto es insignificante comparado con el crecimiento logarítmico de las actividades cada vez más sedentarias y el incremento real de la población mundial. 

Concretamente no se vislumbran hipótesis que reviertan esta tendencia, por el contrario todo indica una profundización de las características sedentarias.

La aproximación pragmática a esta realidad, es la única válida. 

La Alimentación del Deportista es un tema extenso y complejo, habiendo excelentes Web-Sites  dedicados especialmente a ella.

La Obesidad, patología más difundida y rebelde del mundo, es un tema más amplio aún, y aunque tenemos concreta relación con la Nutrición Deportiva, ésta excede nuestra incumbencia.

Tenemos un profundo respeto por la Medicina Deportiva, y aún contando en nuestro equipo con un especialista en ella, sólo haremos un breve desarrollo de los conceptos básicos de la Nutrición Deportiva, con el único fin de proveer una información general, pues obviamente un deportista debe ser guiado por quienes, merced a su exclusiva dedicación, poseen los conocimientos íntimos de esta “súper especialidad”.  

Infelizmente la ética está perdiéndose en la medicina, como en todos los ámbitos, y sobre todo en la Web, donde “cualquiera da cátedra de cualquier cosa”.

Nosotros mantenemos la estricta ética universitaria, y en este capítulo como en todos, sólo profundizamos en lo que sabemos. 

Cuando se relaciona "alimentación y deporte", lo primero que suele venir a nuestra mente es  pensar en comer lo mejor posible para así desarrollar una actividad extra sin sufrir agotamiento físico. Sin embargo esto está lejos de ser tan sencillo.

La alimentación y el deporte deben recorrer juntos un largo camino para llegar a un “podio”, o simplemente para mejorar el rendimiento.  

No todos los deportes llevan asociado el mismo tipo de alimentación.

Se deben hacer diferencias según el tipo de actividad que conllevan distintos tipos de metabolismos energéticos: anaeróbico aláctico, anaeróbico láctico, o aeróbico; las características del deportista, la etapa del entrenamiento, etc.. 

La alimentación del deportista, aparte de cubrir los requerimientos basales del organismo, debe cubrir los derivados del deporte específico.

Cuando se practica un deporte con cierta intensidad, el metabolismo tiene que adaptarse a la nueva situación, y las necesidades de nutrientes cambian significativamente.  

Una de las características diferenciales más obvias es la pérdida de líquidos a través del sudor.

Este es un mecanismo natural para equilibrar la temperatura corporal.

La cantidad de agua que se llega a perder puede ser lo suficientemente importante como para llegar a la deshidratación, si no se actúa correctamente.

La reposición de líquidos debe ser una de las principales preocupaciones de los deportistas.

La sudoración supone no sólo la pérdida de agua sino también de diferentes electrolitos (cloro, sodio, potasio, calcio, magnesio etc.).

Por lo tanto, la reposición hídrica no puede sólo consistir en reponer agua, sino que además debe reponerse el resto de los electrolitos perdidos, cuya misión dentro de la actividad deportiva es determinante. 

Toda persona que practique deportes, como aficionado o en la alta competencia, debe ser muy cuidadosa con su equilibrio hidro-electrolítico.

Para esto es importante conocer y respetar las RDA (Recomendaciones Dietéticas Aconsejadas) para cada mineral.

Es difícil para alguien que practique deportes regularmente, controlar estos requerimientos diferenciales sólo con una prescripción dietaria sin suplementos de minerales y vitaminas, y pragmáticamente imposible para un deportista de alta competencia. 

Las conductas naturistas anti-suplementos, son definitivamente ridículas en la alta competencia, y lo mismo puede decirse de este criterio para la práctica deportiva de aficionados, pues estas personas sólo se diferencian de los deportistas profesionales en la frecuencia y continuidad de las actividades, e incluso por su inferior condición física, durante el acto deportivo pueden realizar un esfuerzo proporcionalmente superior al del deportista profesional. 

Es ilógico pretender que una alimentación estándar para nuestra especie, sea suficiente, cuali y cuantitativamente, para los requerimientos deportivos de la alta competencia. 

Por lo tanto el aporte de suplementos nutricionales y farmacológicos, es aún más importante en las personas que practican deportes con poca regularidad, que en los deportistas de competencia, pues son más susceptibles a las alteraciones fisiológicas que estas actividades ocasionan. 

Hidratos de Carbono: 

Constituyen la principal fuente de energía para el organismo, genéticamente predeterminada. 

Para descomponer una molécula de glucógeno (macromolécula de glucosa para rápida utilización) se requiere poca energía siendo el metabolismo más eficiente (esto no ocurre con lípidos y proteínas).  

Los glúcidos se almacenan en forma de glucógeno en el músculo y el hígado.

Sin embargo la capacidad de almacenamiento es pequeña y, por lo tanto se agotan rápidamente. El glucógeno de los músculos nunca dura más de 30 minutos de actividad constante.  

Estas 2 "despensas" orgánicas de glucógeno, el hígado y el tejido muscular, tienen funciones diferentes: 

* El glucógeno del hígado está fundamentalmente destinado a regular la concentración de glucosa en sangre, básica para el equilibrio funcional del cerebro que depende de una provisión constante de ella.  

* El glucógeno muscular abastece el trabajo muscular, siendo su fuente primaria de energía. 

Aumentar la capacidad de estas reservas, es uno de los principales objetivos en el entrenamiento deportivo.  

En la etapa pre-competitiva inmediata, este proceso se denomina "carga de glucógeno", y se consigue mediante la manipulación dietética (con o sin suplementos) sumada al entrenamiento.

Pueden lograrse incrementos de hasta un 40% de las reservas de glucógeno. 

Genéricamente en el deportista se aconseja que entre un 50 al 70% de las calorías consumidas diariamente, procedan de los hidratos de carbono.  

En el diseño dietario, por supuesto debe tenerse en cuenta que muchos hidratos de carbono no son digeribles (celulosa, hemicelulosa, pectina), que son los que generalmente se encuentran en las capas externas de los cereales, y algunas frutas y verduras. 

Proteínas: 

Las proteínas son fundamentales en las etapas de entrenamiento que se busca hipertrofia (crecimiento) muscular. Allí se requieren como mínimo 2 gr. por Kg. de peso corporal por día, siendo lo más aconsejable y práctico, utilizar los múltiples suplementos proteicos disponibles en el mercado, para de esta forma incorporar “proteínas puras”, sin asociación con otros macro nutrientes tal como se encuentran en estado natural, y de esta manera no sumar más calorías que las provenientes de las proteínas mismas. 

En el resto de las etapas, sólo cumplir con las RDA suele ser suficiente.  

Siempre es importante conocer el valor biológico de las proteínas, para llevar a cabo una buena selección.

Este valor está determinado por el porcentaje de aminoácidos esenciales que contengan. 

Grasas: 

Son menos rentables energéticamente que los hidratos de carbono pero tienen mayor disponibilidad absoluta, debido a que el organismo dispone de una gran reserva.

Son el mejor combustible en pruebas deportivas de larga duración, ya que a partir de los 25 ó 30 minutos de actividad constante, pasan a representar prácticamente el único combustible disponible.  

La energía procedente de los lípidos se utiliza una vez agotada la procedente del glucógeno (ocurre entre los 25 a 30 minutos de iniciado el trabajo, según la actividad y el estado físico de la persona). 

Están almacenadas en el tejido adiposo en forma de triglicéridos (moléculas compuestas por ésteres de glicerol y 3 moléculas de ácido graso).  

No se recomienda que las grasas superen el 20% de la ingesta energética diaria, excepto en los deportes de resistencia, en los que puede llegarse al 35%.  

Una dieta rica en grasas, a través de múltiples mecanismos fisiológicos, disminuye la capacidad de almacenamiento de glucógeno y sus depósitos, con una consecuente disminución de la potencia muscular.  

Generalidades: 

Una dieta equilibrada es adecuada tanto en energía como en macro y micro nutrientes.

Pero es importante aclarar que las RDA están establecidas en base a actividades bastantes sedentarias, por lo que si un individuo decide practicar deportes, no puede regirse por las estimaciones internacionales promedio, siendo lo más correcto que consulte a un equipo profesional capacitado en Medicina del Deporte. 

La actividad física y deportiva, son probablemente las acciones más beneficiosas sobre la salud y la expectativa de vida que puedan realizarse, pero no deben ser tomadas a la ligera. 

Un niño de 10 años no debe consultar a su médico para jugar al fútbol con sus amigos, un adulto de 40 años, sí. El deporte debe constituir un beneficio par la vida y no un riesgo. 

Una persona de 40 años que no ha practicado deportes, o que haya pasado un largo tiempo sin hacerlo, no debe iniciarlo sin una orientación médico-deportiva.

Aún siendo que esta decisión será una de las mejores que pueda tomar para su salud, debe tener en cuenta que ya no es un niño de 10 años.  

Una alimentación correcta para la práctica deportiva, requiere de un razonable conocimiento nutricional; y el deportista debe estar predispuesto a darle prioridad a ese conocimiento.  

Es muy importante tener en cuenta las características individuales del deportista, el tipo de deporte, y el momento en relación a la prueba.

Una dieta no es la misma para un corredor de fondo que para un tenista, para un varón o una mujer, para un adolescente o un adulto.
 

La edad, las condiciones previas y la actividad elegida, determinarán parámetros dietéticos muy distintos.

Los profesionales en entrenamiento deportivo conocen perfectamente las diferencias dietéticas, que son marcadas y específicas para cada deporte y momento deportivo.

Y tan importante como la dieta previa a la actividad, es la posterior de recuperación. 

En el diseño de estas dietas siempre se debe considerar las preferencias y hábitos individuales.